985 331 381 · 620 062 376 ···
Conoce el método de diseño gráfico paso a paso

El diseño gráfico no es un accesorio decorativo sino, más bien, un elemento comunicativo entre las empresas y las personas.

En este sentido, un buen diseño podrá transmitir el mensaje que la empresa quiera ofrecer a sus clientes y prospectos de una manera profesional y eficiente y para lograrlo, es necesario tener en consideración una metodología válida.

Por tanto, un buen método a la hora de crear un diseño, garantizará un trabajo organizado y progresivo que permitirá cumplir con los objetivos de marketing y comunicación planteados previamente.

Metodología del diseño gráfico

Al igual que las ciencias básicas, también existe una metodología para el diseño gráfico. Debes tener en cuenta que con metodología nos referimos a los pasos de seguir o la forma de proceder en un proyecto determinado. De manera que para realizar actividades de diseño es necesario seguir algunos pasos que nos ayudarán a conseguir buenos resultados: aumentar las ventas, lograr una buena comunicación, convencer a los usuarios de algo en específico, entre otros.

1. Investigación

En este primer paso, el diseñador gráfico deberá conocer las necesidades y los intereses del cliente, cuál es su estrategia y la cultura corporativa de la empresa. En esta etapa del proyecto, se busca extraer una estructura base del trabajo a realizar. Es importante que conozcas a tu cliente, su manera de proceder, pensar, sus influencias culturales y estilo de vida.

A su vez, es fundamental que organices la información recabada y la jerarquices para que puedas encontrar los aspectos más elementales del proyecto. Finalmente, una vez que conozcas lo que quiere el cliente y los aspectos especificados, podrás trazar una línea y un estilo que esté acorde con la cultura corporativa del negocio.

2. Ejecución y codificación

Como diseñador gráfico es recomendable que seas el nexo entre las necesidades de tu cliente y tu manera particular de trabajar, tus conocimientos y cultura visual. Es importante que sepas traducir o interpretar toda la información ofrecida por tu cliente para que puedas comenzar a ejecutar todas las ideas planteadas.

En este sentido, en este segundo paso se busca dar vida a dichas ideas y codificarlas en el lenguaje visual más adecuado y eficiente. Deberás escoger, por tanto, el camino más acertado que permitirá que se plasmen las expectativas de tus clientes, teniendo en cuenta tu experiencia personal, los recursos disponibles, las técnicas, entre otros elementos.

3. Producción

Luego de varios intentos bosquejos, pruebas, etc., podrás lograr lo resultados esperados. Contando con todos los recursos y elementos podrás representar a tu cliente y despertar una respuesta positiva en los usuarios con el diseño gráfico elaborado.

En este paso, lo primero que debes hacer es presentar la idea inicial de una manera esquematizada y resumida a los responsables de la empresa para que la aprueben o soliciten alguna modificación específica. Una vez aceptada la idea, comienza el proceso de producción en el que te embarcarás en el trabajo y la creación del diseño final.

4. Impresión

Este es el último paso dentro del proceso de diseño gráfico. Cabe destacar que esta etapa es opcional ya que habrá diseños que no requerirán de su impresión. En este sentido, esta fase comienza una vez finalizada la etapa de producción o ejecución de ideas.

Antes de imprimir un diseño en específico debes tener en cuenta los siguientes elementos: los colores a utilizar, los cuales deberían estar en modo CMYK preferiblemente, en lugar del modo RGB. Asimismo, debes considerar las dimensiones del diseño, por lo que deberás seleccionar la resolución adecuada, los márgenes y bordes de seguridad para reducir los errores al momento de hacer los cortes del trabajo final, entre otros.

Para realizar un trabajo de diseño gráfico profesional estos son los pasos más importantes que deberás seguir y que te permitirán alcanzar los resultados esperados. Con estos pasos podrás crear algo nuevo e innovador que gustará a tus clientes y a las personas que lo contemplen.

Por otra parte, debes tener en cuenta que el diseño gráfico no es algo exacto, ni estático que pueda medirse como una fotografía congelada. Más bien, el diseño es comunicación, lenguaje, una manera de expresar ideas, conocimientos y experiencias. Si bien hay que ser objetivos y seguir una metodología organizada, no hay que olvidar el elemento intuitivo y la creatividad humana, la cual fluye y no se mantiene quieta. Básicamente, nos quedamos con el aspecto cualitativo del proceso.

Si bien un método en específico te ayudará a organizar tus ideas y trabajar de una manera adecuada el proyecto, hay diseñadores reconocidos que consideran que la metodología es innecesaria  y se fundamentan únicamente en su intuición y en la experimentación.

Escoger entre una manera u otra dependerá de cada diseñador, de sus conocimientos y experiencia previa, además de su propia visión del mundo y su estilo de vida en particular. Ten en cuenta que en el diseño gráfico no existen dogmas preestablecidos y nadie es poseedor de toda la verdad. El diseño gráfico cambia constantemente y mejora día a día haciendo que la comunicación y expresión de ideas sea cada vez más exitosa.

¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 Votos - Promedio: 0,00 de 5
Cargando…
Facebook 0
Google+ 0
Twitter
LinkedIn 0