985 331 381 · 620 062 376 ···
El perfeccionamiento de la tipografía en diseño de páginas web

Las tipografías en el diseño web se han ido perfeccionando con el pasar de los años favoreciendo cada vez más a los sitios en Internet.

Desde el nacimiento de la electrónica y la informática hasta la era de los computadores genéricos, los procesadores de alto rendimiento —sean portátiles o equipos de mesa— y, por supuesto, con el auge y la consolidación de Internet, el anhelo de mostrar contenidos en toda la “Autopista de la Información” con tipografías seductoras y atractivas estuvo presente entre los programadores, diseñadores y creadores de páginas web.

Las limitantes tecnológicas y científicas, a finales de los años ochenta y principios de los noventa del siglo pasado, fueron suficientes para que esta ambición no se hiciera patente; es decir, los contenidos que en aquella época solían encontrarse en la web no cumplían con los modernos estandartes de marketing y publicidad.

No fue sino hasta después de 1995, aproximadamente, que este panorama empezó a cambiar. Primero evolucionaron los sitios empresariales más poderosos; luego, aprovechando la brecha ya abierta por aquéllos, los proyectos más pequeños completaron la transformación de la Red.

Cuestión de imagen y contenido

El proceso de cambio fue paulatino. El cómo se mostraban, el cómo podían leerse los contenidos en la web fue desarrollándose poco a poco. Así, se inicia el perfeccionamiento de la imagen y de los contenidos en los sitios web hasta alcanzar la cumbre de lo que hoy, casi dos décadas después, conocemos como la World Wide Web (Red Informática Mundial).

Y es que para nadie es secreto que, a pesar del diseño y la imagen que muestra una página web, el mensaje que se quiere transmitir resulta ser, a priori, lo más substancial. De nada sirve el mejor de los artes si el contenido es defectuoso, está lleno de errores o goza de inverosimilitud. Esto empobrece, radicalmente, la imagen de quienes ofertan cualquier tipo de contenido.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, el tema de las tipografías en el diseño web reside, en buena parte, en cómo se quiere transmitir un mensaje, de qué manera se busca mostrar éste ante el visitante del site. Esto depende, básicamente, del tono de la comunicación, el público ideal, el objetivo de la página web, entre otras cosas.

Un site de calidad, eficaz y exitoso no descuida sus contenidos y, muchas veces, es ignorada la importancia que éstos poseen. Si esto sucede, falla uno de los objetivos esenciales de cualquier página web: transmitir información que interese de manera correcta, llegar eficazmente a los visitantes, aumentar el número de éstos, posicionarse en el mercado y en toda la Red.

Esto se logra impulsando correctamente el marketing de contenidos; es decir, fortaleciendo la pertinencia y el convencimiento de los contenidos web. Ahora bien, no es sólo cuestión de gramática. También importa el cómo se muestra, de qué manera se ofrece el contenido.

Puede que la información que determinado site ofrezca sea la mejor en torno a cierto tema, pero si la forma en que éste es presentado no es amigable, lo más probable es que los internautas de determinada página web abandone el site antes de terminar la lectura de todo el artículo.

Potenciación de las tipografías

¿Cuál es la mejor forma de presentar el cuerpo de un mensaje en una website? El mejoramiento, la renovación y la modernización constante de las tipografías y sus técnicas de perfeccionamiento mejoran cualquier tipo de diseño web, optimizando cualquier proyecto de página en la Red. Analicemos algunos tips a continuación.

En primer lugar, tómese en cuenta el tamaño del texto. Letras minúsculas son la puerta de salida de cualquier website. Tampoco resultan útiles los sites con tipografía gigante. Es cuestión de equilibrio.

En segundo lugar, es necesario —siempre— el ajuste del interlineado. Si éste no se ajusta, pareciera que las palabras se ahogaran, pegadas unas a otras, «torturadas entre sí», y dicha tortura se transmite al lector del artículo.

Tercero, fíjese en la longitud de las líneas; es decir, la justa alineación del artículo facilita la lectura de su contenido. Textos angostos o anchos espantan a los visitantes de los sitios web, además de hacer lenta y pesada la lectura y cansar la vista.

En cuarto lugar, hay que considerar la ortografía. Cuídese del uso de mayúsculas y minúsculas, del género, de los plurales mal usados, y de la mala redacción y sintaxis, ya que éstos errores pueden hacer que el sitio sea calificado como no profesional o no ser tomado en cuenta.

En quinto lugar, actualice la paleta de tipografías constantemente. Juegue siempre con todas las formas, pruebe todos los colores, posiciones y fuentes para determinar cuál presentación es la más conveniente para el proyecto, y el diseño de la página web mejorará substancialmente.

Finalizando, gracias al uso correcto del diseño tipográfico, según estudios hechos en EE.UU y en algunos países nórdicos, depende más del 70% de la vida de un proyecto en Internet.

¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 Votos - Promedio: 0,00 de 5
Cargando…
Facebook 0
Google+ 0
Twitter
LinkedIn 0