Infografía: ¿Qué es y por qué usarla en tu estrategia de marketing?

Infografía: ¿Qué es y por qué usarla en tu estrategia de marketing?

Tabla de Contenidos

Infografía. ¿Quieres saber qué es por qué deberías incorporarla a tu estrategia de marketing? Este artículo es para ti. Te lo iremos contando todo, paso a paso y con ejemplos, para que puedas interiorizarlo de la mejor forma posible. ¡Bienvenido!

Desde que vieron la luz, hace más de una década, las infografías han llegado a convertirse en uno de los recursos más recomendables y populares en la difusión de contenido en Internet.

Seguramente se te ocurren muchos ejemplos de infografía. Es un recurso muy utilizado tanto para presentar información, dar visibilidad a una marca o también para plantear campañas de ayuda humanitaria.

Si quieres crear infografías para darle visibilidad a tu empresa, no dejes de leer este artículo donde intentaremos desvelar todas las inquietudes en torno a esta valiosísima herramienta.

¿Qué son las infografías?

Pero vamos a comenzar por el principio. Respondiendo a la pregunta ¿Qué es una infografía?

Resumiéndolo mucho, sólo para iniciar un poco en el tema, podríamos decir que se le llama así a una representación visual de información y se caracteriza por combinar palabras e imágenes de una forma entretenida y atractiva.

Suele utilizarse en muchos campos a la hora de plasmar ideas o procedimientos de forma ordenada y clara, posibilitando la comprensión de lo que desea compartirse. Se usan colores y diagramas para orientar al lector.

Lo primordial en una infografía es el minimalismo. Se trata de decir todo lo que se pueda con pocos elementos, combinándolos de forma eficiente, de modo que el mensaje sea lo más claro posible.

En resumen, la idea del diseño infográfico es aprovechar estratégicamente ciertos elementos visuales que sabemos que pueden llamar la atención de los lectores para impactar en ellos de una forma decisiva.

Tipos de infografía

Dependiendo del tipo de contenido que deseemos incorporar en una infografía, tendremos que decantarnos por un tipo específico de cuadros y diseño.

Existen muchos tipos de infografía, como podrás verlo a continuación.

  • Un tipo de infografía muy utilizado en esta época es el de la línea de tiempo.
    Las agencias de marketing suelen emplearlas para mostrar los diversos proyectos en los que han estado trabajando, los temas en los que se han especializado o aquello que les interese que el receptor de dicho contenido comprenda.
  • Una infografía similar es la de procesos, que permite ordenar la información de forma jerárquica, para establecer prioridad en la realización de acciones.
    Puede ser muy útil en los manuales de productos (para explicar los pasos de su uso) o en recetas o tutoriales, para dar el paso a paso de su procedimiento. De este modo, el usuario puede seguir las indicaciones sin perderse y sin tener que aprenderse de memoria los pasos a seguir.
  • Las infografías informativas son las más adecuadas para reforzar nuestros argumentos. Es un tipo de infografía muy utilizado para ello es el resumen, que resulta muy útil, por ejemplo, cuando tenemos un artículo extenso sobre un determinado tema, donde se han planteado diversas ideas importantes y complejas, y deseamos sintetizarlo.
    A través de esta infografía podremos agrupar la información relevante a fin de que el lector pueda ordenar con claridad y de una forma sencilla lo que acaba de leer. Es una manera de ofrecerle el contenido sintetizado, lo que puede resultar un importante apoyo a la comprensión lectora.
  • Las infografías estadísticas presentan otro tipo de uso que se le puede dar a este recurso. Consisten en documentos con gráficos en los que se ofrecen los resultados de encuestas, censos y trabajos de campo. Es la mejor forma para presentar datos estadísticos.
    Suelen ser muy utilizadas por los gobiernos para mostrar los resultados de sus investigaciones, pero también son prácticas para que las empresas sondeen el grado de satisfacción de sus clientes con sus productos y puedan compartir con el público los resultados. También suelen usarse para mostrar la evolución y la efectividad de las decisiones en un proyecto específico.
  • También en la educación se usan infografías. Las infografías educativas sirven para plantear el contenido de una determinada materia de forma clara y atractiva, teniendo en cuenta el grupo al que van dirigidas.
    Gracias a estas infografías, los docentes pueden crear contenido que impacte en los alumnos, ayudándolos a recordar el contenido del programa sobre el que se está trabajando en clase. Es una excelente herramienta para llamar su atención hacia temas teóricos específicos partiendo de sus intereses; numerosas encuestas desvelan que este tipo de contenido se fija mucho mejor en los estudiantes que los tradicionales.
  • Las infografías comparativas sirven para establecer comparaciones entre dos o más elementos, presentando sus puntos a favor y en contra.
    Suelen ser muy utilizadas para comparar cualidades entre modelos de un mismo producto, haciendo visible los puntos característicos de cada uno de ellos.

Existen otros muchos ejemplos de infografías; puesto que se trata de un tipo de recurso muy versátil, que puede adaptarse a las necesidades de los que las crean, pero todos parten de estas raíces.

Diseño infográfico vs visualización de datos: ¿En qué se diferencian?

Ya puestos a analizar las características de las infografías y su utilidad, aparece frente a nosotros otro concepto «visualización de datos». ¿Sabes qué significa y en qué se diferencia del término «infografía»? Vamos a contártelo.

Si bien existen opiniones muy diversas en torno a estos dos conceptos, cuya franja de sentido es muy delgada, existen pequeñas diferencias que nos permiten distinguirlas.

Te vamos a dar un consejo que te servirá para reconocerlas fácilmente de ahora en adelante. La infografía presenta datos precisos y directos, la visualización de datos se enfoca en explorarlos y nos ofrece más información sobre el tema para investigar más a fondo.

Podríamos decir entonces que mientras la infografía intenta mostrar datos concisos y de una única lectura, la visualización de datos es un tipo de contenido utilizado en diseño gráfico para mostrar datos más amplios, y permitir acceder a información nueva relacionada con un determinada tema.

Si estuviéramos hablando de una narración podríamos decir que mientras que una infografía tiene una única trama, la visualización de datos está llena de subtramas que permiten numerosas lecturas y posibilidades para la misma historia. No es tan complicado de entender si lo miramos así; ¿no crees?

Visualización de datos

La visualización de datos suele utilizarse cuando el contenido que se tiene es demasiado complejo y está lleno de ideas que no necesariamente funcionan de forma cooperativa. Permite resumir el contenido, estableciendo las diferencias entre tipo de datos y demás elementos en un gráfico legible.

La visualización de datos tiene como objetivo la exploración de un tema, ofreciendo muchos caminos y una amplia cantidad de datos. La información suele estar ordenada según su relevancia, para ayudar al usuario a incorporar mejor el aprendizaje. Asimismo, contiene una tabla de referencia donde se establece la correspondencia entre símbolos utilizados dentro del cuadro y su significado. De este modo, podremos procesar la información de forma eficiente.

Un ejemplo de visualización de datos puede ser el que te dejamos a continuación. Como podrás notar, en este cuadro además de darnos información acerca del desempleo en los países latinoamericanos, se ofrece información aledaña, por ejemplo, podemos ver cómo se ha visto afectada la tasa de desempleo según determinados períodos o la fluctuación de la moneda. Esto nos permite conocer más a fondo la situación laboral de esta región geográfica.

Como crear tus propias infografías

En pocas palabras, la visualización de datos, es un tipo de documento amplio, que nos puede servir para indagar sobre un mismo tema desde diversas perspectivas.

Ejemplos de diseño infográfico

La infografía ofrece una única lectura, como ya te hemos contado antes. Esto significa que la información se muestra de forma clara y contundente, de modo que al toparnos con ella podemos comprenderla enseguida, sin dudar o sin hacernos preguntas sobre lo que vemos.

Podríamos decir que la infografía tiene como objetivo la presentación de un tema. Responde a preguntas como ¿qué? (informativa/educativa) ¿cómo? (de procedimiento) ¿cuándo? (línea de tiempo), dependiendo del tipo de infografía de la que estemos hablando.

A continuación puedes ver un ejemplo de infografía, donde se nos presentan los pasos a seguir para poder utilizar los servicios de la biblioteca manteniendo las normas de seguridad sanitaria y social.

Este documento es una infografía que nos presenta el cómo se espera que actuemos, a fin de que consigamos adaptarnos a las normas establecidas, aprovechando los servicios de la institución pero sin poner en riesgo nuestra salud y la de los demás usuarios.

Qué es una Infografía
Fuente: Biblioteca Universidad de Salamanca

¿Por qué son tan populares las infografías?

Trabajar con infografías puede ser una idea sumamente interesante y útil, porque te permitirá compartir tu información de forma clara y precisa.

Las infografías suelen ser muy prácticas debido a que, sobre todo, nos permiten resumir información compleja y ofrecer al usuario un atajo para que pueda procesarla, comprenderla y retenerla de forma contundente.

Esto las vuelve muy populares en Internet, porque hace visible lo invisible. Es una excelente alternativa para tener un texto extenso con imágenes valiosas que colaboren con su comprensión.

Sin embargo, debes saber que uno de los errores que muchos principiantes suelen cometer a la hora de pensar en una buena infografía es que intentan hacerla bonita. ¡Procura no dejarte llevar por esta idea!

El objetivo de una infografía no es emocionar al espectador, sino informarle. Para ello, debemos centrarnos en dar una información específica, de la forma más directa posible, para que el receptor pueda recordarla, incorporarla en sus conocimientos.

Esto no significa que no debamos pensar en la parte estética, pero ésta debe ser funcional al contenido. Lo más importante, y esto no debes olvidarlo por nada del mundo, es que la información se encuentre ordenada y clara; porque de este modo la infografía cumplirá su función eficazmente: conseguir que el receptor interiorice los datos, aprenda lo que acabas de contarle en ese gráfico.

¿Por qué la infografía es importante para tu negocio?

Como ya te habrás dado cuenta las ventajas de usar infografías son muchísimas. Para volverte más sencilla la comprensión del tema, sin embargo, destacaremos algunos de sus beneficios de forma clara. ¿Qué utilidades nos ofrecen?

  • Sirven para resumir un tema de forma atractiva.
  • Nos permiten dar el paso a paso de un procedimiento complejo, simplificándolo.
  • Sirven para ofrecer los resultados de una investigación de forma clara.
  • Son muy buenas para establecer comparaciones entre varias opciones distintas.
  • Nos permiten ofrecer información sólida en torno a temas importantes y generar conciencia en el espectador sobre su gravedad.

La versatilidad de este recurso lo vuelve sumamente útil para cualquier industria o nicho; por lo que, sea cual sea tu oficio y tu sector de trabajo, seguramente puedes emplearlo para difundir tu información.

Las infografías te pueden resultar muy prácticas para presentar tu contenido y ofrecerlo a tus lectores. Con ellas podrás mostrar la imagen de tu marca a través de un volante descargable, ilustrar tu boletín, mostrando tu contenido de una forma directa y efectiva, conquistar a tus seguidores a través de las redes sociales y conseguir tanto visibilidad como atención por parte de los usuarios.

A la hora de conseguir cierto impacto con tu blog o tu contenido en Internet, las infografías son grandes aliadas. Porque son un excelente recurso para viralizar cierta información. Asimismo, en combinación con un artículo pueden servir considerablemente a que éste alcance una mayor permanencia.

Por otra parte, las infografías son sumamente útiles para mejorar el SEO de tu blog, y al captar la atención o el interés del lector, te ayudarán a atraer a un público diverso a través de diversos canales.

Por último, pueden servirte para conseguir más enlaces a tu sitio web. ¿De qué manera? Porque las infografías se posicionan de forma similar a las imágenes, pero como contienen texto suelen ser muy visibles y aquellas que se convierten en virales terminan repercutiendo en una mayor visibilidad para tu marca.

¿Todavía crees que no son útiles o que no son para ti? Sigue leyendo, te contamos los cinco pilares de las ventajas de usar infografías.

Por qué usar infografías

Simplifica la comunicación y aclara los mensajes

El uso de infografía es sumamente útil para establecer un canal de comunicación fluido y cristalino con tus seguidores o lectores.

Al preparar este contenido procura perseguir la concisión y la claridad, que son las dos características fundamentales de una infografía.

Si desarrollas buenas infografías podrás simplificar tu comunicación y enviarles mensajes bien específicos a tus lectores. Y lo más importante, evitarás malentendidos al ofrecer información totalmente fiable.

¿Te parece que esto no repercutirá en la imagen de tu marca?

Compromete al público objetivo

Una infografía puede ser sumamente útil en las causas activistas, porque es un método eficaz para conseguir que el público se involucre.

A la hora de plantear tu campaña de ayuda a la causa que estés representando procura hacer visibles los puntos más significativos del proyecto, para ofrecerles a tus lectores contundentes argumentos para que se unan a tu lucha.

Al recibir la información con claridad, las personas pueden intentar aportar su granito de arena por esa causa a la que tú estás invitándolas, y sentirán un especial lazo con tu marca.

Es una excelente forma para estrechar lazos con tus lectores y seguidores. Y para trabajar juntos por causas justas.

Simplifica los datos

A través de la infografía los temas más complejos pueden resumirse y presentarse de una forma totalmente atractiva y accesible, lo que permite que más personas se sientan atraídas por tu contenido.

Conoce a tus lectores para poder preparar la mejor infografía sobre el tema que estás tratando, de modo que se sientan a gusto leyéndote. Esto sucederá si consigues plasmar la información de una manera cercana y fácil de ser incorporada.

Es una forma increíble de simplificar datos y ponerlos a circular para mejorar la comprensión sobre un determinado tema.

Te muestra como un experto

Quien sea capaz de resumir un tema complejo en un cuadro conceptual es que lo ha entendido. Nos fiamos más de las personas que son capaces de explicarnos temas complejos con palabras sencillas, que de aquellas que tienen un gran vocabulario pero pocas capacidades de acercamiento humano.

Si consigues evitar que un tema complejo resulte complicado para tus lectores, te los ganarás. Por eso es tan importante, a la hora de trabajar con infografías, apoyarse en palabras cotidianas y en diseños minimalistas.

Prepara una buena infografía sobre esos temas difíciles y conseguirás que tus lectores confíen en tu trabajo, porque te verán como un experto en la materia.

Ofrece resultados

La infografía, como ya te lo hemos contado, es un método excelente para compartir la evolución de un proyecto con tus usuarios.

Si necesitas resaltar los logros obtenidos en un determinado período, mejor hacerlo en un bonito cuadro que con palabras complicadas. Conseguirás que la información sea bien recibida y comprendida por los destinatarios y la infografía habrá cumplido su objetivo.

Ofrecer los resultados en una imagen puede ser de gran ayuda para ganar la confianza de tus lectores.

Cómo hacer tu propia infografía

Ahora bien, cómo hacer una infografía que te sirva para alcanzar estos objetivos. Te lo contamos a continuación.

Existen dos métodos para crear infografías: de forma artesanal o utilizando una herramienta específica. Si no se te dan muy bien las cuestiones de diseño gráfico pero deseas ampliar tus horizontes lanzándote al mundo de las infografías, sigue leyendo, que vamos a contarte acerca de un programa para hacer infografías.

1. Decide quién está haciendo su infografía

Antes de comenzar a trabajar en tu primera infografía, te recomendamos que traces un plan sólido de trabajo.

En primer lugar tienes que tener claro de qué forma vas a compartir ese contenido. Después, debes trabajar sobre un borrador, que te ayudará a organizar tus ideas y a resumir al máximo la información, para que lo que llegue al lector sea impactante y conciso.

En este paso determina cuáles son las palabras claves, define título y encabezados y cuida especialmente la extensión de los párrafos para que sea homogénea.

Si no te animas a hacerlo tú mismo busca ayuda en profesionales del diseño, que seguramente sabrán ayudarte a conseguir la mejor infografía para tu marca.

2. Mira otras infografías existentes

Si quieres desarrollarlo tú mismo, investiga un poco antes de trazar la primera línea. Busca infografías relacionadas con tu nicho, y trata de entender qué es lo que tú puedes ofrecer diferente.

Una de las mejores formas de aprender a trabajar es observando la manera de proceder de nuestros competidores y entendiendo qué es lo que a nosotros nos hace especiales. En Internet encontrarás numerosos ejemplos de infografías, que pueden servirte de punto de partida.

Para poder ofrecer una infografía auténtica debes saber qué es lo que la gente ya puede encontrar en Internet y desarrollar contenido que se distinga del ya existente.

3. Escoge la plantilla de tu infografía

Existen numerosas plantillas, gratuitas y pagas, que puedes usar para realizar tu infografía. Escoge aquella que mejor se adapte al tipo de contenido que deseas compartir.

Busca una que tenga colores armoniosos y que sea fácil de leer, adaptada a la cantidad de información que deseas plasmar y al formato que quieres darle a tu contenido.

También puedes usarlas como punto de partida para tener una idea sobre la que trabajar y volcar tu contenido.

A la hora de escoger una plantilla debes tener en cuenta tus necesidades: colores, tamaño, estilo y la forma en la que se presenta el contenido (tipo de diagrama), para decantarte por aquel que sea más adecuado a tu infografía.

Entre las herramientas que puedes utilizar para tu trabajo te recomendamos Canva, a través de la cual podrás crear tu propia infografía de forma rapidísima, a partir de numerosas plantillas y colores.

4. Averigua lo que tu público aprenderá

Para poder plantear correctamente tu infografía procura ordenar el contenido de la forma más cercana posible. Y la única forma de saber si lo has hecho bien es analizar detenidamente los resultados.

Una vez que tienes tu plantilla terminada trata de ponerte en el lugar de tu público. ¿Está clara la información? ¿Qué información nos llevamos al leerla? ¿Coincide con tus expectativas? Como diseñador, ¿has conseguido lo que te proponías? Si las respuestas te satisfacen, lo único que tienes que hacer es comenzar a difundirla.

Una vez que comiences a utilizar infografías para tu proyecto, no dejarás de hacerlo. Porque, si bien al principio puede resultar un trabajo complicado, con el tiempo irás descubriendo lo interesante y fabuloso que es compartir tu información a través de este recurso, y no podrás prescindir de él.

Programas para crear tus infografías

Algunas conclusiones

Una infografía es un tipo de documento que nos sirve para mostrar información de forma sintética: combinando imágenes y diagramas, para simplificar su comprensión. Existen infografía para cualquier tipo de contenido, y todas ellas pueden adaptarse a cualquier temática.

En lo que respecta al diseño web, las infografías son sumamente útiles para visibilizar nuestra marca, porque es un tipo de elemento fácilmente posicionable, que nos permitirá llegar a un amplio número de usuarios con apenas un par de movimientos. Por esta razón es sumamente recomendable incorporarla como una de las herramientas fundamentales en el trabajo de posicionamiento de blogs y páginas webs.

Para realizar una buena infografía debemos partir de la idea de qué es lo que queremos compartir, para analizar quiénes son los receptores de esa información y de qué forma debemos ofrecerla para que les resulte comprensible. Finalmente, debemos comparar los resultados y verificar si la información ha llegado correctamente a los usuarios.

A la hora de diseñarla podemos recurrir a una plantilla predeterminada o crearla por nuestra cuenta. Si eres nuevo en este campo, te recomendamos que comiences utilizando plantillas ya hechas para simplificarte el trabajo e ir aprendiendo las tramas internas que se ponen en juego en el diseño infográfico.

Ten en cuenta que si lo que deseas es ofrecer información más amplia, te convendría decantarte por la visualización de datos, un tipo de contenido visual más amplio que la infografía. Dependiendo de tus necesidades y del uso que quieras hacer de las herramientas ilustrativas, será más apropiado decantarse por uno u otro sistema.

La infografía es seguramente una de las herramientas más increíbles para compartir nuestros conocimientos con los demás. Así que te invitamos a aprovecharlas para darle una mayor visibilidad a tu blog y comunicarte de una forma contundente con tus lectores. ¡No dejes de probarla!

Y hemos llegado al final. Esperamos que te haya quedado claro qué es una infografía y para qué sirve. Hemos tratado de darte la información de la forma más clara posible, pero sabemos que es un tema que presenta muchas dudas en torno a su realización, por lo que te invitamos a dejarnos tus mensajes y a compartir con nosotros tus inquietudes.

Fuentes : Piktochart, Santiago Marquez Molina, Red de Bibliotecas Rebiun, Easilly.ly, Roxana Falasco, Yiminshun.com, Gabriela Césares, YouTutorial UAM, Yoney Gallardo, Neetwork Business School

One Response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *