Diseño centrado en el usuario (DCU): ¿Qué es? +Ejemplos

Diseño centrado en el usuario (DCU): ¿Qué es? +Ejemplos

Tabla de Contenidos

Renacentistas y humanistas pusieron al ser humano como centro del universo. Ahora, internet hace algo parecido. Al fin y al cabo, ¿a quién van dirigidas las webs que creamos? Por es el diseño centrado en el usuario es el rey actualmente.

¿Qué es el diseño centrado en el usuario y qué beneficios aporta?

Para que un sitio web cumpla los requisitos básicos de usabilidad, es preciso que se adopte la metodología denominada User-Centered Design, es decir, el diseño centrado en el usuario. Se trata de concebir a éste como eje central y el objetivo del proceso de diseño y confección de las páginas. En este caso, los diseñadores web priorizan las necesidades y objetivos de los internautas, sobre sus propias capacidades y las posibilidades tecnológicas.

Diseñar para los usuarios significa involucrar a éstos en el proceso de diseño web, desde el principio. Por eso, es fundamental conocer el futuro target, o público objetivo, del sitio. Saber quiénes serán los visitantes, sus necesidades, objetivos, lo que buscarán en la página y con qué fines la emplearán son aspectos a tener presentes en el diseño web centrado en el usuario.

Una vez construida la página, el usuario sigue siendo la razón de ser del diseño web. Es importante testar el resultado final con el público objetivo, detectar sus reacciones ante el diseño, la organización etc. En definitiva, se trata de conocer su experiencia durante la navegación, con el fin de mejorar la usabilidad y la accesibilidad a los visitantes del sitio.

En la planificación del diseño web, es necesario mantener un equilibrio entre la oferta del proveedor y las necesidades que presentan los usuarios. Para indagar sobre éstas, se emplean mecanismos como estudios de campo, encuestas, entrevistas etc. Cuantos más datos se tengan sobre el target y la futura audiencia, más ajustado será el diseño web a las pretensiones del usuario.

Con toda la información sobre los usuarios en la mano, los profesionales diseñan y definen la estructura y organización de la página (arquitectura de la información web). Igualmente, proceden a dar forma al diseño visual del sitio (composición, aspecto y presentación). Por último, se añaden los contenidos, que estarán correctamente vinculados e interrelacionados. La información ha de poseer coherencia organizativa y comunicacional.

Los sitios web no son entes estáticos e inamovibles. Han de mejorar y readaptarse a las necesidades cambiantes de los usuarios. Por ello, tras el lanzamiento de las páginas se hace preciso un seguimiento de las mismas, para dar respuesta a las nuevas inquietudes del público objetivo.

Los usuarios y sus pretensiones son, por tanto, la columna vertebral del diseño web orientado a los mismos. Desde la planificación del proyecto, hasta el seguimiento de los sitios ya lanzados, se procura satisfacer las necesidades de aquéllos y hacerles más sencillo el acceso y la navegación web.

El DCU es un proceso interactivo

Introducido debidamente el diseño centrado en el usuario, llega el momento de ir desentrañando sus secretos. Por ejemplo, en relación a la interactividad del proceso. Veamos.

Todo debe comenzar por un estudio centrado en el usuario final. Necesitamos comprender sus necesidades y anhelos. También sus herramientas. Por ejemplo, qué entorno utilizan para ejecutar las tareas.

El diseño de todo producto, desde una web hasta un juguete, ha de estar centrado en las necesidades detectadas en el usuario final. Por eso se utilizan técnicas de investigación de UX o User eXperience. Así se logra una información notablemente valiosa, como, por ejemplo:

  • Contexto de uso: se identifica al cliente final, para qué quiere el producto, qué uso le dará, etc.
  • Definición: se identifican las expectativas del usuario final.
  • Soluciones: se incluyen los bocetos previos hasta llegar al prototipo final.
  • Evaluación: es la fase de testeo. Es decir, se realizan test que permitan analizar la viabilidad del producto final. Se comprobarán posibles errores de viabilidad, se solucionarán problemas y, en definitiva, se pulirá el resultado definitivo lo máximo posible.

El DCU tiene en cuenta toda la experiencia del usuario

Seguro que ya te haces una idea aproximada del funcionamiento del diseño centrado en la experiencia de usuario. Para que sea perfecto, se ha de tratar responder a cualquier necesidad o anhelo que tenga el potencial cliente. De ahí que, cuanto más y mejor se conozca, mejores opciones tendremos para responder sus dudas.

Para entender mejor este concepto, pensemos en nosotros mismos como usuarios. Si estamos realizando una búsqueda concreta, por ejemplo, ‘la mejor comida para perros’, ¿en qué web nos quedaremos? Sin duda, en aquella que tenga las mejores respuestas que buscamos. Por tanto, cuanta más información con valor añadido tenga, mayor variedad de contenidos y mejores explicaciones, mejor. Pero, además, pensaremos en lo intuitivo de la navegación a través de las páginas de la web, los tiempos de carga, la calidad de las imágenes, la facilidad de orientación en el sitemap, etc.

Es decir, la usabilidad ha de ser sobresaliente en todos los sentidos, sin dejar elementos al azar.

La inversión en el diseño centrado en el usuario es rentable

En efecto, la inversión en DCU es muy rentable, ya que ofrece una serie de ventajas innegables de las que te puedes aprovechar. Veamos las más notables:

  1. Reducción de costes: cuantas más pruebas de usabilidad y diseño centrado en los usuarios realices, mayores posibilidades de que no tengas que reorientar los trabajos a posteriori. Piensa en ello como una inversión, no como un gasto. Así reduces los riesgos en el lanzamiento de la web.
  2. Mejores KPIs: con la combinación de medidas previa, como los test, los análisis y demás, también mejoras los KPIs. Así pues, obtienes una información vital de tus usuarios que te muestra por qué abandonan un carrito o proceso de compra, por qué no clican o no navegan por tu web, etc.
  3. Fidelización: punto clave. Tienes que retener a los clientes. No solo que compren, también que vuelvan. Por eso es necesario centrarte en ellos y en sus necesidades.
  4. Aumento de la competitividad: es decir, permite destacar tu proyecto por encima del de la competencia. Ahora, ya no vale con que tu producto funcione bien o tenga más características que otros del mismo ramo. Ahora, con la enorme oferta y demanda en cualquier sector, directamente tienes que ser superior a cualquier competidor, y ello se logra con la experiencia de usuario, con los intangibles, con el valor añadido…

Ejemplos de diseño web centrado en el usuario

La mejor forma de entender la combinación entre usabilidad y diseño centrado en los usuarios es a través de ejemplos que lo clarifiquen. Mira estos y descubre por qué es tan importante:

  1. Microsoft: antaño, su base era la tecnología. Ahora eres tú como usuario. Es decir, ha ido avanzando en el perfeccionamiento de la UX para facilitar el manejo desde un punto de vista integral. Ahora, se ha ganado la fidelidad de millones de clientes lanzando al mercado herramientas y softwares manejables, comprensibles e intuitivos.
  2. Waze: ¿qué hizo para ser algo más que una app de navegación GPS? Además de ofrecer el servicio habitual de localización que podemos ver en la competencia, como Google Maps, añadió opciones tan interesantes como un sistema de aprendizaje automático, controladores de red en tiempo real, optimización de rutas, rastreos automáticos, recomendaciones… Todo centrado en el diseño para el usuario.
  3. YouTube: desde su primera y primitiva interfaz capaz de albergar vídeos de resolución 320+340, esta compañía ha trabajado muchísimo para ofrecer una experiencia dinámica completa. Con el paso de los años, se adaptó a nuevos terminales como los smartphones, cambió radicalmente su imagen en 2017, añadió pautas que simplificaban el manejo y los algoritmos de búsqueda y, básicamente, comprendió las necesidades del usuario para convertirse en una red social de contenido multimedia con millones de cuentas y seguidores.
  4. Best Buy: esta compañía, cuando se encontraba al borde de la desaparición, decidió enfocarse en un detalle único: el diseño centrado en el usuario. ¿Cómo? Buscó sus puntos débiles, creó un programa llamado Tech Services, dio un mejor soporte a través de la Geek Squad, y empezó a ofrecer a la clientela protección contra daños, instalación sin coste adicional y mejor servicio al cliente. De esta forma creó sentimientos positivos del público hacia la marca, ganando presencia digital a través del bienestar de sus clientes.

Cómo diseñar centrado en el usuario:

Ahora bien, ¿qué pasos hay que dar para diseñar de verdad centrados en los usuarios? Los ejemplos que acabamos de conocer son muy paradigmáticos de ello. Veamos las respuestas a través de estos elementos básicos.

1. Evaluar la situación actual

La usabilidad, como parte del DCU, es clave en este tipo de diseño. Y es que el internauta ha de saber que el control de la situación está en sus manos. Inicia acciones que maneja de forma intuitiva, puede comprobar cómo lo que hace afecta al sistema, llega a la información de manera accesible, etc.

2. Entender a su usuario

Para lograr que el usuario tenga el control de la situación, debemos entenderlo, empatizar, entrar en su mente. Una fórmula interesante aparece cuando el diseñador actúa como internauta. Es la mejor manera de ‘ser parte’ de su cabeza, de su mentalidad y pensamiento.

Si montamos un sistema consistente capaz de retroalimentarse, podemos ir conociendo las necesidades del usuario para dar respuesta certera a cada duda, cada anhelo, cada una de las situaciones que quiera resolver.

3. Qué ofrecerá su experiencia web tanto en móvil como en escritorio?

El diseño centrado en el usuario ha de ser responsive, o sea, adaptable y adaptativo a cada sistema o dispositivo desde el que se conecte. Así pues, la experiencia será de calidad e intuitiva, ya se navegue desde un ordenador, una tablet o un smartphone.

El usuario accederá a un sistema consistente, de fácil manejo, con diversas tareas ejecutables, que responda a sus dudas y que no incluya riesgos o consecuencias negativas derivadas de acciones involuntarias.

4. Consideraciones sobre el diseño móvil

En la actualidad, un elevado porcentaje de conexiones a internet se produce desde el teléfono móvil. Por tanto, el diseñador web ha de considerar este detalle, la pantalla más pequeña del smartphone, su uso vertical, no horizontal como suele suceder en los monitores de computadora, su utilización táctil, etc.

El usuario que se conecte desde un teléfono móvil tendrá una experiencia de calidad a través de una interfaz visual, definida, intuitiva, de fácil manejo, que se aprenda y se memorice con simpleza, que sea accesible y que permita ejecutar todas las tareas necesarias sin que exista sobrecargo o exceso de información.

5. Revisar y perfeccionar

Acabadas las tareas, revisaremos y perfeccionaremos el diseño hasta el último detalle, con el usuario en el centro, realizando los test que sean necesarios y aceptando las críticas de una forma positiva hasta que el site quede perfecto.

Cómo diseñar centrado en el usuario

El diseño centrado en el usuario para móviles, ¿es realmente diferente del DCU para otras plataformas?

Aunque básicamente el diseño centrado en el usuario para móviles posee la misma base que el DCU para cualquier otra plataforma, sí que hay que considerar un detalle: todo DCU, dado que se centra en el usuario de un dispositivo en concreto, se debe realizar pensando en las necesidades de dicho dispositivo.

¿Qué queremos decir con esto? Que el DCU de teléfono móvil tiene unas especificaciones concretas por el tamaño de la pantalla táctil, por el tipo de uso que se le da, etc. Lo mismo sucede si es para un ordenador, que requiere teclado, que tiene una pantalla generalmente no táctil de mayor tamaño, etc.

Sea como fuere, le proceso de diseño suele seguir el siguiente esquema de etapas:

  1. Definición del contexto de uso: teléfono móvil, ordenador, tablet, etc.
  2. Especificación de requisitos: ¿qué hará falta para dar respuesta correcta?
  3. Producción de soluciones: conocidos los requisitos, se solucionan los mismos.
  4. Evaluación: se realizan los test pertinentes. Si se ha logrado el objetivo, se obtiene la meta. Si no, hay que volver al punto uno y realizar todo el proceso nuevamente hasta encontrar las respuestas adecuadas.

Conclusiones

¿Por qué es necesario implementar el diseño centrado en el usuario? La UX acertada y eficiente ahorra costes y tiempo, ya que soluciona problemas antes de que se produzcan, siempre que los testeos previos sean correctos.

Si el sitio web está centrado en el usuario, con el contenido adecuado y con la capacidad de responder a la problemática del internauta de forma correcta, tus objetivos se cumplirán antes y mejor. No lo olvides.

Fuentes : Design Thinking 24/7, Arkev, Usertesting.com, Usability.gov / Iberdrola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *