985 331 381 · 620 062 376 ···
¿Anagrama, logotipo isotipo, isologo…? Significados y diferencias

Incluso la más pequeña de las empresas necesita una identidad corporativa. Tener un símbolo visual es una parte esencial de la identidad de un negocio. Sin él, los consumidores no pueden conocer a quién están solicitando sus servicios. Las empresas que no tienen un logo identificativo sencillamente se pierden entre la multitud de ofertas que se pueden encontrar. Tener una marca propia, legalmente registrada, que sea fácil de recordar por el consumidor es una ventaja competitiva frente a las demás empresas del sector.

Pensando a lo grande, una empresa debe buscar (y encontrar) esa distinción visual que la hace única y reconocible, incluso a distancia. Se llega lejos posicionándose en la mente del consumidor, de manera que cuando piense en un producto, piense en los de una empresa concreta.

Muchas veces se piensa que la creación de un logotipo o un anagrama es un tema sencillo que podemos dejar en manos del más habilidoso de la empresa con los lápices o con el Photoshop, pero pensar en la identidad visual conlleva formularse una serie de preguntas que deben responderse incluso antes de tocar un botón o dibujar una línea.

Tipos de marcas logotipo isotipos isologog

Por qué es importante tener una identidad visual corporativa bien definida

Como apuntábamos antes, hay una serie de cuestiones que la empresa debe plantearse a la hora de crear su identidad corporativa. Comenzamos por los aspectos prácticos: qué vende la empresa, cuál es su público objetivo y cuál es su competencia son preguntas básicas que cualquiera se puede formular.

Yendo un poco más lejos, la empresa debe pensar también en si quiere contar una historia a través de su marca, qué quiere conseguir con su marca (evidentemente, más ventas, pero el modo de conseguirlas es lo que puede marcar la diferencia), cómo quieres que te descubran los clientes (si quieres ser memorable, tu imagen ha de ser impactante), entre otras cuestiones que apuntan más allá del diseño, se trata de entrar en la mente del  consumidor.

Psicología del diseño de imagen de marca

Empezamos por aplicar a la filosofía de la empresa y al impacto que quiere causar en el consumidor, el significado atribuido tradicionalmente a los colores (rojo-pasión, verde-vida, naranja-innovación…) También es interesante estudiar el efecto de un solo color o la mezcla de dos colores. Vivimos en un mundo de colores y conseguir destacar es, a veces, complicado. No es tanto una cuestión de colores chillones sino de dar con la combinación perfecta. Recordemos la mezcla de fondo rojo y letras blancas de Coca-Cola, por ejemplo.

En cualquier caso, la combinación escogida ha de funcionar bien tanto en negro con fondo blanco cono al revés. La razón es que el color ha de ser complementario y no esencial para la marca.

Descríbenos qué necesitas y te enviaremos un presupuesto en 48 horas.

He leído y acepto a política de privacidad

Otro aspecto que hay que valorar es la importancia de las formas. El cerebro entiende las formas y las memoriza. Podemos recordar una forma distintiva incluso mucho después de haberla visto por primera vez. Por ejemplo, el logo de los Juegos Olímpicos es algo reconocible mundialmente. Hay mucha historia detrás de los cinco aros entrelazados.

Podemos jugar con los mensajes ocultos que se pueden incluir, de forma sutil en los logos, pensemos, por poner un ejemplo fácil, en la sonrisa de Amazon diseñada mediante una flecha curva, y en su concepto de que lo tiene todo, de la A a la Z.  Y por supuesto, hay que cuidar las fuentes tipográficas. Todo tiene que estar medido, en lo posible, para crear una imagen que se ajuste como un guante al objetivo de la empresa y la haga difícil de olvidar.

Los diseñadores también tienen que usar otra disciplina llamada semiótica, una herramienta que les permitirá conseguir tanto que la comunicación del mensaje sea correcta como que el usuario haga una interpretación adecuada del mismo.

Una vez que se ha pensado mucho, es hora de comenzar a trabajar en la imagen corporativa que va a distinguir a la empresa de las de su competencia. Es el momento de decidir entre logo, islogo, anagrama, isotipo y otras posibilidades creativas.

Tipos de marcas

¿Qué es un anagrama?

Según el Diccionario de la Lengua Española, anagrama es, en su primera acepción “Cambio en el orden de las letras de una palabra o frase que da lugar a otra palabra o frase distinta”, también es la “palabra o frase resultante de un anagrama o cambio en el orden de las letras, como de amor, Roma y viceversa”. Para el diseño gráfico y la comunicación, sin embargo, la definición que nos interesa es la tercera: “Símbolo o emblema, especialmente el constituido por letras”. Un anagrama, en definitiva es el logo de la empresa, su “imagen de marca”, eso que, de un vistazo, asociamos a un determinado servicio, producto o empresa sin que necesitemos más explicaciones.

Por ejemplo, si vemos entrelazadas en vertical las letras Y, S, L las asociamos enseguida a la marca Yves Saint Laurent, las letras D y G asimismo entrelazadas nos remiten a Dolce y Gabanna….si unimos las letras B, B y C nos referimos de inmediato a la British  Broadcasting Corporation, y así, muchos ejemplos más.

Algunos anagramas pueden ser leídos fonéticamente, como en el caso de la BBC con lo cual el anagrama adquiere carácter de palabra en sí mismo, ya no nos referimos a la empresa de informática como la International Business Machine, sino, directamente a la IBM. En España, la Industria de Diseño Textil se llama, sencillamente, Inditex.

La principal cualidad de estos anagramas que pueden leerse como una palabra es su enorme poder de fijación en la mente del consumidor. Al ser conocido el todo por la parte economiza vocabulario y forma parte del lenguaje popular. Pensemos por ejemplo en la palabra DANONE. Está formada por el nombre del hijo mayor del creador de la empresa. Es evocativa hasta tal punto, que ha sustituido en la mente de los consumidores, a la palabra “yogur”. Esa es la fuerza de un buen anagrama.

¿Para qué sirve un anagrama?

Un anagrama, como hemos visto, es una forma rápida y efectiva de comunicar la idea de marca elegida con acierto con muchas empresas. Puede tener una imagen asociada, como los de la ONCE, LEGO y PIZZA HUT, o ser simplemente una combinación de letras como algunos de los que hemos visto anteriormente.

La gran ventaja de los anagramas es, en la mayoría de los casos, su simplicidad. Combinando las letras iniciales de un nombre o de la empresa, bien trabajadas, con una tipografía legible y acorde, convertidas en formas, crean un signo fundido en una unidad que  puede crear tanto impacto como una imagen simple.

De todas formas, no hay un criterio uniforme, cada anagrama es único y tan personal como la empresa de la que es imagen.

Un logo puede transmitir valores y estilo de vida. Esto es muy importante porque a las personas todo nos entra por los ojos. Un anagrama bien hecho conecta emocionalmente con el consumidor. Pensemos en LEGO, para muchos, simplemente verlo ya recuerda a su infancia y a los momentos que pasó jugando con las piezas. LOUIS VOUITTON se asocia inmediatamente al lujo y al deseo de poseer una de sus famosas maletas.  El logo es una promesa de algo bueno. Por eso, es capital trabajarlo mucho. La confianza, la economía y la credibilidad de la empresa están en juego.

Tipos de anagramas y logos

A diferencia de un anagrama en el cual predominan las letras, un logo se basa especialmente en una imagen única como elemento de marca. Uno de los logos más conocidos del mundo es el de Apple, la manzana mordida.  Otros logos famosos que tenemos a la vista a diario son los de nuestras redes sociales favoritas: Facebook, Twitter, Instagram. Sin palabras, sabemos a qué se refieren, son sencillos y atemporales aunque admitan variaciones.

La imagen del logo ha de ser especialmente significativa, de manera que no pueda confundirse con otra marca. Un ejemplo curioso son los logos de las marcas CARRIER y FORD, ambas, muy conocidas. Los dos son óvalos azulados con letras blancas en el interior, la única diferencia es… la tipografía del nombre. Otro caso muy evidente son los logos de PEPSI y KOREAN AIRLINES. Hay una fina línea entre la casualidad y el plagio.

Veamos ahora algunos de los tipos de anagramas más utilizados por los diseñadores gráficos para crear logos impactantes.

Tipos de logotipos

Logotipo

También se le suele llamar por su nombre abreviado, logo. Es un signo gráfico creado para que sirva de identificación tanto a una empresa como a un producto, una marca y también para identificar a las entidades públicas o asociaciones privadas. En definitiva, es la forma más común de creación de identidad corporativa, empresarial, comercial etcétera.

Los logotipos pueden ser muy sencillos o auténticos creadores de sensaciones. Hay empresas pequeñas que solo quieren un anagrama sencillo para tener una identificación fácil para sus clientes. Otras solo necesitan una imagen corporativa con un anagrama y poco más.

Algunas, aun siendo pequeñas, intentan apuntar más arriba y buscar dar un golpe a la competencia basándose en prometer, mediante su logo, que sus servicios o productos no tienen rival. Luego están las multinacionales y sus estrategias de marketing a la hora de crear un logo. En cualquier caso, toda empresa, asociación, institución… necesita un logo que la represente con dignidad.

Los logos nos rodean por todas partes, intentan convencernos de que debemos elegir tal producto porque es el mejor y debe convertirse en uno de nuestros favoritos.

En definitiva, un logotipo debe conseguir tres cosas: identificar algo, diferenciar ese algo de los demás y transmitir una información sobre ese algo.

Un logo debe ser fácil de entender a primera vista, hay que cuidar que ningún elemento distorsione la idea principal. En cuanto a los colores, mejor utilizar dos que combinen o reaccionen bien entre ellos. Utilizar tres colores es arriesgado y cuatro, directamente confuso. Si es posible, crear también una versión en blanco y negro.

La tipografía puede añadir contexto a la imagen y también puede sugerir muchas cosas: modernidad, solidez, calidad, innovación… Tiene que estar en consonancia con el simbolismo de los colores elegidos.

Finalmente, hay que pensar en el nombre. Antes hemos hablado de la importancia para algunas empresas, de crear anagramas que puedan ser leídos como palabras concretas. Ahora debemos insistir en que el nombre que aparezca en el logo sea legible con facilidad, sin ambigüedades ni confusiones. Tampoco es buena idea hacer juegos de palabras o chistes, sobre todo porque pueden no ser comprendidos o malinterpretados, con lo cual, todo el trabajo realizado puede darse por perdido.

Hay algunas palabras que pueden acompañar al logo: un eslogan, la ciudad donde se realiza el servicio, una ventaja sobre los competidores (“servicio garantizado” por ejemplo) o simplemente la actividad que realiza (“instaladores de gas”). En cualquier caso, símbolo y texto han de tener un tamaño equilibrado.

La primera impresión es siempre la que cuenta. Un logo capaz de llamar la atención siempre es un valor añadido a la propuesta de negocio. Incluso cuando se trata de una administración pública o una asociación. La seriedad y confianza se puede percibir desde el primer vistazo al logo representativo.

Tipos de logotipos

Isotipo

Se define como el dibujo, icono o símbolo con el cual se identifica a una compañía o asociación sin que aparezca ninguna letra o palabra. Es solamente una imagen, un icono, única y exclusivamente. Se busca dar forma a una imagen que identifique y vincule a la marca de un vistazo. Por ello, la geometría y el aprovechamiento de las figuras bien combinadas han de responder con rapidez a la capacidad de retentiva humana.

Etimológicamente, “Iso” significa “igual”, es decir, se intenta equiparar un icono a un aspecto de la realidad. Un isotipo es, por lo tanto, un símbolo y además ha de ser entendible por sí mismo

El isotipo debe ser pensado para lanzar el nombre de la empresa, de tal manera que el usuario sepa, sin ninguna duda, a quién pertenece y qué puede encontrar se recurre a ella.

Dos características han de definir al isotipo: ser fácil de reconocer y ser fácil de distinguir. Por lo tanto, el equipo que lo confeccione ha de tomar muchas decisiones estratégicas de marketing, utilizando, si fuera necesario, técnicas de neuromarketing. Hay muchas decisiones de compra que se toman en el subconsciente y un isotipo que sea muy fácil de recordar y memorizar puede transmitir mucho.

Podemos distinguir cuatro clases de isotipos:

  1. Pictográficos o Pictogramas

    Son aquellos que tienen cierta similitud con la realidad, como por ejemplo, la manzana de Apple,  el pajarito de Twitter o la sirena de Starbucks.  Los pictogramas figurativos consiguen que la marca y la identidad visual corporativa se conviertan en el valor a transmitir.

  2. Tipográficos

    Están compuestos por letras relacionadas con la marca a la que representan. Los caracteres forman grafías pero no palabras, lo que los acerca a los logotipos.  Por ejemplo, la M de McDonal’s. Dentro de este grupo también hay algunas variantes, algunos utilizan la inicial del nombre, como el ejemplo que acabamos de ver, otros utilizan un monograma que es la combinación de letras entrelazadas para formar un bloque unitario. Un buen ejemplo es Wolkswagen.

  3. Siglas.

    Son imágenes de un conjunto de letras, normalmente las iniciales de un grupo o corporación: CNN (Cable News Network), o Hp (Hewlett Packard). Las siglas no tienen articulaciones fonéticas por si solas, deletreamos cada una de las letras para referirnos a la marca.

  4. Isotipos abastractos.

    Mediante formas deben transmitir sensaciones utilizando el color, relacionando el objeto abstracto con lo que representa.  Para La Caixa se empleó un fragmento de una obra de Joan Miró: la forma de la estrella es muy evidente aunque algunos ven una forma humana depositando una moneda en una hucha. Concepto mediterráneo, por un lado, y bancario, por otro.

Tipos de marcas

Isologotipo

Es una palabra compuesta por tres términos procedentes del griego: iso es decir, igualdad y logo que significa palabra y tipo, que quiere decir modelo, marca visual o señal. Por lo tanto, con la palabra isologotipo se indica que la marca ha de estar compuesta por una imagen y una palabra con el mismo peso en su conjunto.

Así pues, la imagen y el texto son un conjunto único indivisible. Tan es así que, por separado, no funcionan. Cada uno de los elementos es dependiente del otro. El texto depende de la imagen y la imagen del texto. La tarea del creador gráfico ha de consistir en tratar de encontrar la combinación perfecta de imagen y texto.

Tomemos por ejemplo el isologotipo de Burger King. Si separamos la imagen del texto ambos elementos no aportan nada por sí solos. De hecho, solo al juntarlos podemos entender que nos estamos refiriendo a una marca de hamburguesas.

Otros isologotipos famosos serían: patatas fritas Lay´s, helados Häagen-Dazs,  coches BMW, motocicletas Harley-Davidson o tarjetas de crédito MasterCard

Su gran ventaja es que tratan de conseguir que la idea visual de marca sea mucho más visual. Así, cuando se presenta un isologotipo en un todo unificado, al usuario le es más fácil de recordar y asociarlo con la marca y los objetivos y filosofía de la empresa. Como elemento de marketing es perfecto pues consigue llegar a muchas personas de una manera sencilla.

Con un isologo se termina de crear la identidad de una marca o de una empresa. El consumidor o cliente puede asociar cualquier símbolo parecido a la misma. Además, la presencia es mucho más notable. Es reconocible en cualquier formato o medio. Si se consigue un diseño original y llamativo, es fácil conseguir más consumidores y clientes.

Bases para diseñar el anagrama de tu empresa

Ahora que ya conocemos la teoría sobre la creación de anagramas, vamos a pasar a la práctica. Vamos a establecer las bases para crear el anagrama de tu empresa.

Hazlo simple

Suele decirse que “menos es más” y muchas veces suele ser cierto. Al ojo humano le cuesta mucho recordar formas excesivamente abstractas, sobre todo, si con ellas lo que trata el diseñador es de transmitir un mensaje, cualquiera que este sea: venta de producto, valor de servicio, seriedad de institución etcétera.

Hay una razón más para apostar por la simplicidad, los anagramas publicitarios ahora deben adaptarse a medios diferentes. Se ha pasado de su presencia exclusiva en medios físicos como vallas o carteles publicitarios, a tener que ser reconocibles en medios digitales: pantallas de ordenadores y móviles, en cuanto a diseño web, tienen una disponibilidad espacial distinta pues su tamaño es más reducido. Por lo tanto, el anagrama ha de ser visto con facilidad en todos los formatos posibles.

Algunos consejos para diseñar un anagrama serían:

  1. Valorar el uso de tanto de líneas curvas como de líneas rectas. Estas últimas no tienen por qué ser aburridas, las combinaciones de líneas horizontales, verticales y diagonales puede dar lugar a un anagrama elegante. Pensemos por ejemplo en el del canal de TV LaSexta o la marca de ropa Zara.
  2. Utilizar formas geométricas. Prismas, cuadrados, círculos… ejemplos: Adidas, Microsoft o Toyota.
  3. Una sola fuente para el texto. Además de cuidar la tipografía. Se recomiendan las tipografías, Helvética, Bebas, Museo, Raleway, Roboto, Geomanist, Futura y Lato entre otras.

Ofrece consistencia de marca.

La consistencia puede mejorar hasta límites insospechados a una marca o, por el contrario, destruirla. Las opciones de diseño que se seleccionen para creación de los anagramas han de estar presentes en todas las áreas de la empresa. Así se crea una identidad de marca armoniosa. Para crear una marca consistente es bueno utilizar las siguientes estrategias:

  1. Establecer la misión, visión y valores de la empresa. Saber qué somos, cómo somos y qué ofrecemos.
  2. Analizar lo que queremos que perciban nuestros clientes con nuestro anagrama. En este sentido, es importante analizar bien nuestro sector.
  3. Crear una personalidad basada en colores, diseño y tipografía para crear un anagrama único.
  4. Evitar algunos errores típicos como copiar a la competencia y evitar los mensajes contradictorios.

Hazlo memorable

Cualquier diseñador de anagramas quiere que su creación sea perdurable en el tiempo aún incluso después de cambios y modificaciones. Cualquier empresario quiere un anagrama único que posicione su marca en el sector de manera que sea siempre la primera opción para los consumidores. Son muchos los motivos por los cuales, tener un anagrama memorable es importante. El anagrama debe ayudar a los consumidores a recordarles que la empresa existe y por qué existes.

Conseguir permanecer en la mente del cliente es todo un reto. Por regla general y como hemos visto antes, la simplicidad ayuda a fijar las imágenes en la memoria, pero un detalle poco corriente, incluso incongruente puede ayudar a favorecer el recuerdo. Si la manzana de Apple no estuviera mordida sería una manzana más. Al incorporar ese pequeño detalle ya no es igual a cualquier otro anagrama de manzanas que hayamos podido ver antes.

El anagrama, además, no ha de ser demasiado genérico, es decir, hay que conseguir que no pueda ser utilizado por otro negocio que no tenga nada que ver con el nuestro.

Hazlo increíble

Se trata de encontrar ese elemento que consigue que el anagrama destaque entre los demás y consiga diferenciarse de la competencia. Hay muchas  técnicas para conseguir un anagrama increíble. Hemos elegido dos.

  • Utilizar el efecto de “engañar al ojo”. Se trata de introducir juegos de colores, utilizar el arte de la perspectiva y la distorsión, crear efectos de sombras etcétera para, de manera directa o sutil, introducir en la mente del consumidor el producto que se vende. Un ejemplo sería la marca de neumáticos Continental. Si nos fijamos bien, la C y la O forman un neumático, así, el consumidor, desde luego, no tiene dudas. Hay que ser muy cuidadoso con este tipo de efectos porque puede dar lugar a imágenes engañosas que vayan en contra de nuestra imagen de marca. Es famoso el caso de la marca de ropa A-Style y su doble juego de significados.
  • Utilizar elementos superpuestos utilizando la geometría, el color significativo y el espacio negativo. Ejemplos de esta tendencia son los anagramas de Paypal y Blablacar que también utilizan la técnica de la repetición de elementos. Como vemos son formas brillantes que parten de un truco gráfico: con esta superposición de formas se crea una tercera forma con el color resultante de la unión de las dos anteriores. Es un efecto pensado para atrapar nuestra atención. Son muy apropiados para compañías dedicadas a las actividades tecnológicas y económicas. Como los ejemplos que hemos puesto.

Cómo crear un logotipo

Evalúa tu logo en el mercado

Antes de realizar una presentación definitiva ante el público, sería bueno pedir opiniones externas sobre el resultado final. Todas las marcas son sometidas a escrutinio por el público, especialmente las que se han convertido en parte de la vida de los consumidores, así es que hay que tener cuidado de hasta dónde se puede llegar, tanto si es un diseño de anagrama nuevo o una modificación del antiguo por pequeña que pueda favorecer.

En este sentido es famoso el caso de GAP que rediseño su anagrama casi por completo y tuvo que volver al original tras el amplio rechazo del público.

Proponemos cinco consejos para evaluar el logo antes de un lanzamiento o presentación masiva:

  1. Cómo se percibe el logo. Puede parecer una tontería pero hay que comprobar si el anagrama se ve y entiende bien a distancia. Si no es así, hay que replantearse el diseño, aumentando por ejemplo el grosor de algunos contornos o tipografías o mejorando el contraste de los colores utilizados.
  2. Qué mensaje se lanza. El nombre de la empresa, salvo que ya sea muy conocida, no siempre representa al negocio de manera inequívoca. Es aconsejable preguntar a los clientes cómo interpretan el anagrama. Si las respuestas no son adecuadas, habrá que plantearse un cambio en los elementos que conforman el anagrama o, llegado el caso, incluso un rediseño completo del mismo.
  3. Cómo se reproduce el logo en distintos soportes. Se trata de comprobar si existe algún problema como el cambio de tonos en los colores. Es un problema técnico que hay que solucionar modificando aquellos aspectos que presentan errores al ser reproducidos. También se pueden optar por el uso de gráficos vectoriales realizados con puntos matemáticamente preciso. Así se asegura la consistencia visual en distintos tamaños.
  4. ¿Es versátil tu logo? A veces es interesante  tratar de comprobar si los elementos se leen bien en horizontal o en vertical. Existe un caso en el cual el logo estaba bien pensado al colocarse en horizontal, pero al colocarse  en vertical, el efecto era totalmente contrario al buscado. También hay que asegurar que el anagrama es comprensible tanto en una valla publicitaria enorme  como en la pantalla más pequeña de un teléfono móvil.
  5. Comprobando la estética del logo. Puede que el anagrama haya pasado todas las  pruebas anteriores pero, si no es atractivo, nadie se enamorará de él y lo convertirá en propio.  Aquí entran en juego tanto  los gustos personales del diseñador del anagrama como las intenciones de la empresa.

También hay que evitar seguir a rajatabla las últimas tendencias de diseño. Se trata de conseguir un balance entre lo que las modas pueden aportar al gusto del consumidor y lo que pueda definir un anagrama que resista el paso del tiempo. Si pensamos en los logos más icónicos (Coca-Cola, Nike…) todos han pasado por modificaciones según las épocas. Pero todos son eternos.

Consejos para diseñar un logotipo

¿Cómo debe ser el anagrama de tu empresa?

Llegados a este punto, recapitularemos los aspectos más importantes para un anagrama de empresa o institución de alto impacto. Como hemos visto, hacer un logo no es nada fácil si se quiere conseguir un resultado de la máxima calidad. Si el diseñador gráfico es de la máxima confianza del cliente puede dejar a su completa libertad la creación del logo. No obstante, el trabajo en equipo siempre da mejores frutos. La experiencia del diseñador puede aconsejar al cliente lo mejor y más adecuado para conseguir un buen resultado.

Por otra parte, si el diseñador tiene unas pautas sabe a qué atenerse y trabajar con las mismas. Todo depende siempre de la disponibilidad económica y de la buena comunicación de ambas partes.

En todo caso, vamos a resumir en tres, los conceptos imprescindibles para que el anagrama de empresa sea el mejor :

Ser original

Por mucho que nos guste, la tipografía, disposición de las letras, colores y demás elementos del anagrama de la Coca-Cola, NO pueden ser imitados. Su gran rival, Pepsi-Cola creó un logo completa y radicalmente diferente. Esa es la gran ventaja de ser original. Si tu producto trata de introducirse en un nicho muy específico y consolidado, quizá la única oportunidad de sobresalir consista en ser original, en no parecerte a nada ni a nadie.

Aunque quizá no tenga nada que ver, la cantante Lady Gaga lo tiene claro: “Tienes que ser único y diferente, y brillar a tu manera” A todo el mundo le gustan las cosas nuevas, las novedades atraen. Si, como dijimos anteriormente, un logo es una promesa de algo nuevo, trata de que ese algo sea original.

Además, si el logo es copiado o muy parecido a otro, es posible que se recuerde más la marca original que la propia. De ahí la importancia vital a la hora de crear una nueva marca de hacer un adecuado proceso de naming.

Hay otro aforismo que puede servirnos: Ser original marca el precio de las cosas. Algunos consumidores están dispuestos a pagar el precio que sea por sentir que consumen o poseen algo único. Si un anagrama original consigue esa sensación, el triunfo está garantizado. Pensemos, una vez más en el logo de Apple. No se parece en nada a ningún anagrama de empresas de Internet o productos informáticos. En parte, ese es el secreto que convierte a sus seguidores en verdaderos embajadores de marca.

Ser sencillo y simple

Un ejemplo perfecto es el anagrama de los estudios Walt Disney. Desde el principio la empresa utilizo la firma del propio Disney añadiéndole ligeras modificaciones que la hacían más legible. Pero es que incluso cuando en 1985 le añadieron el castillo de Cenicienta, dicho castillo a parecía en silueta, una silueta, por otro lado, perfectamente reconocible. El máximo de la sencillez ha llegado en los últimos años: sencillamente, Disney. El diseño de la D es tan icónico que no hace falta nada más.

Alcanzar tal grado de simplicidad requiere un trabajo dedicado y muchos años de reconocimiento. Pero cuando se consigue, se puede estar seguro de haber llegado a formar parte de la cultura popular.

Ser atemporal

Más allá de modas y tendencias, un logo atemporal consigue clientes fieles que siempre lo elegirán sobre otras opciones. Algunos consejos para un anagrama atemporal son los siguientes:

  • Aportar un significado. El anagrama de Hyundai en principio, es una H ligeramente inclinada. Pues es mucho más. Se trata de dos personas dándose la mano: el dueño del concesionario de coches y el comprador. Se trata de representar la confianza mutua entre los dos y, asimismo, la tranquilidad de haber adquirido un buen coche. Aportar una historia hace que el logo represente un valor distintivo y perdurable en el tiempo.  De otra manera, el anagrama será un simple conjunto de líneas, colores y quizá, letras. Algo olvidable sin un significado que lo respalde.
  • Ser dinámico. Puede resultar una contradicción pues buscamos algo más allá de modas temporales, pero si creamos un patrón rígido, pocas modificaciones podemos hacer sobre el mismo. Algo que no puede ser siquiera matizado, termina por desaparecer.
  • Ser transformable. El anagrama tiene que quedar bien independientemente del soporte que lo acoge, tanto si es una tarjeta de visita, un rótulo o una taza de cerámica. También debe tener buen aspecto en blanco y negro, en escala de grises y en color.

Ser vectorial

Un diseño vectorial se realiza utilizando un programa de diseño como Illustrator o Corel Draw y tiene una gran ventaja por encima de un diseño en mapa de bits. Se trata de un formato que puede adaptarse a diversas resoluciones sin que eso afecte su forma. Esto significa que si su logo es vectorial, al ser ampliado o reducido en tamaño nunca va a pixelarse o desproporcionarse.

El dibujo vectorial tiene la inmensa ventaja de servir para siempre, porque cada vez que se utiliza se dibuja en el tamaño que se requiera, tomando como referencia el aspecto y las distancias entre puntos del diseño original. En pocas palabras, el dibujo vectorial nos asegura que al cambiar el tamaño de nuestro logo nunca perderemos nitidez ni se verá afectada la forma del diseño. Y aquí encontramos la gran diferencia con un diseño en mapa de bits (que tiene un número finito de puntos formando la imagen y pierde calidad al cambiar de tamaño).  Además, es un formato sumamente versátil, útil tanto para utilizar en el diseño de nuestra página web corporativa como en una tarjeta de visita o incluso en una valla publicitaria.

Entre los formatos de dibujo vectorial más comunes encontramos las siguientes extensiones: .PDF, .EPS, .SVG, .AI, .CDR y .PS. Entre los formatos más conocidos de mapas de bits, por su parte, tenemos: .JPG, .PNG, .TIFF, .PSD o .BMP. Un logo hecho en mapa de bits puede funcionar muy bien en una determinada resolución pero al querer cambiar el tamaño posiblemente tendremos problemas con la nitidez, la relación de aspecto y el color.

Ser versátil.

La versatilidad de un logo es otro de los aspectos que no debe pasar por alto. Un logo versátil es aquel que puede combinarse sin dificultad en un fondo blanco o negro, y que no pierde valía o impacto al ser exportado en escala de grises. En determinadas situaciones necesitarás que la imagen sea utilizada en blanco, por ejemplo, y el mensaje y la intención de la marca no deberían invisibilizarse. Por todo esto pensar en un dibujo adecuado a muchas posibles circunstancias puede ayudarnos a prevenir futuros dolores de cabeza.

Para diseñar un logo versátil tendrá que tener en cuenta los consejos que hemos mencionado antes respecto a la elección de los colores, la forma y el tipo de archivo conveniente, para asegurarse de que cada vez que necesite visibilizar la imagen de su empresa, su marca, pueda presentarla de forma contundente logrando el impacto que desea en el consumidor.

Cómo diseñar un logotipo

¿Cuánto cuesta un anagrama para una empresa?

Existen muchas cosas a evaluar antes de ofrecer un presupuesto. No todos los logos cuestan lo mismo, porque el precio depende de muchos factores. Entre ellos, los más destacados son: la popularidad de la firma que lo necesite, los desafíos del anagrama en sí y el tipo de trabajo que se espera del diseñador o agencia de diseño gráfico (es decir, si ya existe una imagen corporativa que deba adaptarse al anagrama o si el diseñador debe idear todo de cero).

No obstante, si busca cifras aproximadas del precio de un agrama, podríamos decirle que, si no tiene intenciones de gastar mucho dinero puede contactar con esa persona que conoce un conocido suyo y sabe de diseño, que puede hacerle el trabajo por menos de 100 €. Si está buscando algo más profesional puede solicitarle presupuesto a un diseñador autónomo (suelen cobrar entre €300 y 1500 €) o a una agencia (dependiendo de su popularidad el precio puede variar entre los 500 € a los 10.000 €). Pero como le decíamos, todo dependerá de sus  expectativas y del tipo de trabajo que esté buscando.

Conclusión

Teniendo en cuenta todo esto, usted podrá desarrollar un diseño de marca que se ajuste a sus necesidades y que sirva para que la compañía alcance una buena visibilidad.

Esperamos que con todos los consejos que le ofrecemos en este post, usted pueda comprender la importancia del trabajo de crear un anagrama, y lo imprescindible que esto resulta para las empresas. Un buen anagrama es sinónimo de solvencia, confianza y, a la larga, buenos ingresos para las empresas.

Fuentes : 42works.net, companiademarketing.com, Creato.com.au, Bluesodapromo.com, Company Folder, Visme, 8j78.es

¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3 Votos - Promedio: 4,67 de 5
Cargando...