Extensiones de dominio. Todo lo que necesitas saber

Extensiones de dominio
Álvaro Peredo

Contenido escrito y verificado por:
Álvaro Peredo

Última actualización: 16/05/2024 por Álvaro Peredo
Tabla de Contenidos

_ Te asesoramos sin compromiso _

Presupuesto diseño web​ ¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo
Los datos facilitados a través de este formulario serán tratados por GALERNA ESTUDIO S.L.U. con CIF B39706023 y domicilio en Calle San Fernando, 58, 8-D · 39010 Santander (Cantabria) de acuerdo con lo establecido en nuestra política de privacidad con la finalidad de poder enviarle información sobre nuestros productos / servicios. Los datos recabados por este formulario no se cederán a terceros salvo por obligación legal. Le recordamos que usted tiene derecho al acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos dirigiendo su petición a la dirección postal indicada o al correo electrónico [email protected] Igualmente puede dirigirse a nosotros para cualquier aclaración adicional. En caso de no aceptación sus datos no serán tratados.

¿Qué son las extensiones de dominio?

Las extensiones de dominio son parte de las direcciones web, y se refieren a las letras que aparecen después del último punto en una URL.

También se conocen como TLD (por sus siglas en inglés, Top-Level Domain).

Estas extensiones sirven para identificar el tipo de organización o la ubicación geográfica asociada con un sitio web.

Si deseas crear y desarrollar un sitio web, en lo primero que debes pensar es en el nombre (dirección web) y la extensión de dominio del mismo.

Algunos ejemplos comunes de extensiones de dominio incluyen .com, .org, .net, .edu, .gov, .es, entre otros.

Cada extensión tiene sus propias reglas y restricciones, y algunas están destinadas a usos específicos, como .edu para instituciones educativas o .gov para sitios web gubernamentales.

¿Qué es un dominio?

Antes de hablar sobre las extensiones de dominio, es muy importante definir que es un dominio, ya que muchas personas terminan por confundirlos.

Un dominio es el nombre que se utiliza para identificar las páginas web, bien sea, de un negocio, empresa, institución o autónomo.

Bajo este contexto, el nombre de dominio se debe registrar para asignar una dirección IP única, el cual siempre se encuentra asociado a un servidor o hosting.

Ahora, como decíamos anteriormente, pensar en un buen nombre de dominio es un punto clave para anclar y reforzar tu presencia en la red, pero también lo son los diferentes dominios de internet, también conocidos como extensiones de dominio.

Y es justo en este momento donde entra a relucir la definición de extensiones de dominio.

Así como la elección del nombre de dominio es importante, lo es la extensión de dominio que elijas, ya que hará que tus usuarios tengan bien claro de que se trata tu propuesta o cuál es la ubicación del mismo.

Ahora bien, las extensiones pertenecen a los dominios de nivel superior (TLD) y constituyen el nivel más alto de la resolución de nombres dentro de la jerarquía del Sistema de Nombres de Dominio.

Por otro lado, para dar un poco más de contexto, IANA es la compañía encargada de gestionar la asignación de dominios y es quien establece los tipos de dominios de nivel superior que existen. Esta vende los derechos de registro a los interesados, que a su vez tienen que negociar con los proveedores encargados de vender los dominios.

En un principio solo existían 7 extensiones de dominios:

  • .com: el cual era dominio designado para las webs comerciales.
  • .net: dominio de nivel superior para proveedores de servicio de Internet.
  • .gov: destinado para instituciones del gobierno.
  • .org: extensión que funciona para organizaciones sin ánimo de lucro.
  • .edu: extensión exclusiva para universidades y escuelas.

Sin embargo, en la actualidad los datos rebozan las 1000 extensiones de dominio.

Breve historia de las extensiones de dominio

En los primeros días de la Internet, los ordenadores en red se identificaban mediante cadenas de números conocidas como direcciones IP.

Sin embargo, este método resultaba poco práctico para los usuarios, ya que recordar estas cadenas de números era complicado.

La solución a este problema llegó con el Domain Name System (DNS), diseñado para convertir nombres de dominio en direcciones IP y facilitar así la navegación web.

Los nombres de dominio son palabras o combinaciones de caracteres que se corresponden con direcciones IP de servidores conectados a Internet.

El DNS se encarga de traducir estos nombres de dominio en direcciones IP, permitiendo que los usuarios accedan a los sitios web simplemente escribiendo el nombre en la barra del navegador.

Con la implementación del DNS surgieron las primeras extensiones de dominio, como .arpa, .com, .mil, .edu, .gov, .org y .net, aunque su uso estaba inicialmente restringido.

Antes de 1995, cualquier persona podía registrar un nombre de dominio de forma gratuita.

Sin embargo, esto cambió cuando la National Science Foundation permitió a Network Solutions cobrar por cada dominio registrado.

El 15 de marzo de 1995, Symbolics Inc. registró el primer nombre de dominio pago, Symbolics.com, marcando el inicio del registro de dominios comerciales.

Con el éxito del sistema de registro de dominios, se añadieron nuevas extensiones de dominio a lo largo de los años.

En junio de 2011, la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) abrió el acceso al sistema de extensiones de dominio, permitiendo a cualquiera con los recursos necesarios solicitar su propio TLD (Extensión de dominio de nivel superior).

Este cambio dio lugar al lanzamiento de más de 1200 nuevas extensiones de dominio desde 2013 hasta la actualidad, lo que ha diversificado enormemente el paisaje de los nombres de dominio en la web.

¿Qué tipos de extensiones de dominio existen?

Dentro de las extensiones de dominio existen dos tipos:

  • Genéricas de nivel superior (gTDL).
    Utilizadas en todo el mundo y no toman en consideración el país en donde se encuentra ubicado el sitio web.
    Por ejemplo: .com, .org, .info, .edu, etc.
  • Dominios de código de país (ccTDL).
    Que hacen alusión a un proyecto o negocio local en un país o región.
    En este grupo existen tantas extensiones como países, la lista de extensiones de dominio web por país es muy extensa; por ejemplo: .mx (México), .co (Colombia), .es (España), etc.

Genéricas (gTLD)

Como dijimos anteriormente, los dominios gTLD son extensiones de nivel superior de una dirección de Internet que la identifica de forma genérica.

La principal característica de las extensiones genéricas de nivel superior (gTDL) es que, por lo general, poseen tres o cuatro caracteres y no se encuentran relacionadas a ningún país sino a un tema.

Además, cualquier persona que desee utilizarlas dentro del nombre de dominio de su sitio web las puede solicitar en su registro:

  • La extensión .com, usada por empresas, negocios y organizaciones comerciales
  • La extensión .net, que originalmente se encontraba relacionada con sitios de tecnologías de la información, actualmente se suele usar como alternativa al .com, si ya se encuentra ocupada.
  • La extensión .org, utilizada por organizaciones no gubernamentales o sin fines de lucro. Es utilizada por organizaciones o empresas con actividades sociales, culturales o científicas.
  • Las extensiones: .biz (negocios), .info (información), .name (nombre), .gov (instituciones gubernamentales) y .edu (instituciones educativas).

Para estas dos últimas es necesario cumplir con ciertos requisitos, debido a que se tratan de sectores de la sociedad bastante significativos.

Estas extensiones son conocidas como grTLD (extensiones genéricas restringidas), de las cuales hablaremos a profundidad más adelante.

Por otro lado, existen dos tipos de gTLD:

  • Extensiones de dominio genéricas patrocinadas.
  • Extensiones de dominio genéricas no patrocinadas.

De estas últimas se encarga la ICANN, y para ello, trabaja conjuntamente con diversos socios.

Las extensiones genéricas no patrocinadas solo se conceden si se cumplen ciertas condiciones.

Un ejemplo claro de este tipo de extensión de dominio es la .net, la cual inicialmente solo estaba reservado a los proveedores de servicio de internet.

No obstante y como ya habíamos mencionado, en la actualidad se encuentra disponible para otras empresas y personas privadas.

Por su parte, las extensiones gTLD patrocinadas son aquellas que se encuentran sometidas a las restricciones que cada patrocinador concierte.

Estos patrocinadores constituidos por empresas u organizaciones independientes también se encargan de la gestión de los gTLD.

Un ejemplo claro es la extensión de dominio .gov, que gestionan las oficinas estadounidenses (como patrocinador) y se usa en las páginas web del gobierno.

Ahora bien, en el 2013 la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN), lanzó más de 1000 nuevos dominios genéricos con el propósito de diversificar los nombres de dominio y que las empresas pudieran mejorar su presencia en la red.

Dentro de estas nuevas extensiones de dominio podemos encontrar tres grupos:

  • Cerradas o de marca.
    Extensiones utilizadas por empresas que desean usar su propio nombre, asegurándose que ninguna otra persona o empresa pueda usarlo.
    Por ejemplo: .ford, .amazon, .mcdonald, etc.
  • De sectores o temas.
    Dentro de este tipo de extensiones podemos encontrar aquellas que hacen referencia a un ramo o sector al que pertenece el sitio web.
    Por ejemplo: .estate (bienes raíces), .new (periodismo), .bike (deporte), .photography (fotografía), .accountant (contadores), etc.
  • Y los globales o de ciudad.
    Extensiones que hacen referencia a lugares específicos. Por ejemplo, .paris, .london, .internacional, .world, etc.

Como puedes ver, el objetivo de estas nuevas extensiones de dominio web es ayudar a dejar bien en claro cuál es el propósito de las empresas o marcas y que puedan personalizar su oferta con el dominio.

Como dato adicional podemos decir, que desde el momento de creación de estas nuevas extensiones hasta la actualidad se han registrado más de 35 millones de dominios gTLD, siendo la extensión .icu la de mayor presencia.

Genéricas restringidas (grTLD)

Como su nombre lo indica, las extensiones genéricas restringidas (grTLD) son aquellas donde su uso está restringido.

Estas solo pueden ser usadas por aquellas organizaciones, instituciones o empresas que cumplan ciertos requisitos; es decir, solo pueden ser utilizadas por un grupo de personas elegibles que cumplan con parámetros estrictos.

Por lo general, estos dominios son administrados por registradores oficiales acreditados por el ICANN.

Algunos ejemplos de este tipo de extensiones genéricas tenemos: .biz (negocios), name (individuos), .pro (profesionales con credenciales); también se encuentran .gov (gobierno), .edu (educación).

Código de país (ccTLD)

Las extensiones de dominio de código de país, también conocidas como dominios de nivel superior geográfico.

Son aquellos que, como su nombre hace referencia, pertenecen a una categoría de extensiones de dominio, las cuales son administradas por cada país al que pertenecen; aunque la asignación se encuentra cargo del ICANN.

En este sentido, cada país establece las directrices pertinentes para registrar el dominio de ese país; por lo tanto, cada una posee una normativa totalmente diferente.

Los encargados de regular estos códigos de país se conocen como Network Information Centres o NIC, y son los que diseñan y establecen los requisitos para obtener y conservar el registro de este tipo de extensiones.

Los ccTLD se diferencian de las extensiones genéricas porque se encuentran constituidos solo por dos letras, por ejemplo, .es para España o .br para Brasil.

Además, como se puede inferir, los ccTLD son dominios que se adhieren a través de una extensión única referente a un país o región y se utilizan para identificar la zona geográfica de un sitio web.

Por otro lado, existen algunas excepciones conocidas como nombres de dominio internacionalizados (IDN ccTLD).

Estos, se caracterizan porque además del contener el ccTLD tradicional, cuentan con una o dos variantes del mismo idioma que no utiliza las letras del alfabeto latino. Por ejemplo, el ccTLD de China en .cn y su IDN ccTLD es .中国, que se traduce como “China”.

Ahora, a diferencia de los ccTLDs tradicionales que se basan en códigos de país ISO, los IDN ccTLDs varían mucho en su configuración; podemos encontrar que algunos son códigos y otros están compuestos de palabras completas.

Por otro lado, algunos países implementan un dominio de segundo nivel para representar el tipo de entidad. Por lo que utilizan tanto las extensiones genéricas como las de código de país; como por ejemplo: .com.cn, para las empresas chinas.

Es importante mencionar que, adicionalmente el ICANN también ha asignado ccTLD para territorios dependientes de un país.

Por ejemplo, cerca de Australia podemos encontrar las Islas Cocos, cuya extensión es .cc, otro ejemplo son las islas Christmas, con su extensión .cx, las Islas Heard y McDonald, con su extensión .hm, siendo todos territorios australianos.

Actualmente existen más de 200 ccTLD. A continuación dejaremos una pequeña lista de extensiones de dominio por país:

  • Suiza (.ch),
  • China (.cn),
  • Francia (.fr),
  • Italia (.it),
  • Estados Unidos (.us),
  • Egipto (.eg),
  • Reino Unido (.uk),
  • Rusia (.ru).
  • Argentina (.ar)
  • Bélgica (.be)
  • Australia (.au)
  • Brasil (.br)
  • Canadá (.ca)
  • Suiza (.ch)
  • Colombia (.co)
  • Alemania (.de)
  • España (.es)
  • India (.in)

En relación a las extensiones de dominio de países también es importante hablar de los usos inadecuados de estos.

Ya sabes que los gTLD no están relacionados con ningún país o región, sino con el tema o sector del sitio web.

Sin embargo, algunos ccTLD si son utilizados para otros fines que no sea la ubicación del sitio, como por ejemplo, para la designación de la temática de un proyecto digital. Veamos algunos ejemplos:

  • Meet.me.
    Utiliza el dominio de Montenegro (uno de los más caros).
    Sin embargo, la página web no tiene nada que ver con ese país, sino que se trata de una red social de Estados Unidos que quiso incluir esta extensión como un juego de palabras para su marca.
  • Educ.ar.
    Una página web que utilizó la extensión .ar (perteneciente a Argentina) como parte de un juego lingüístico.
    En este caso, la página pertenece al Ministerio de Educación y Deportes argentino, por tanto no incumple los principios básicos de registro.

Patrocinadas (sTLD)

En el apartado de las extensiones de dominio genéricas hicimos mención de las extensiones patrocinadas.

No son más que un tipo de extensión genérica que son gestionadas por organizaciones públicas y privadas, las cuales establecen sus propios requisitos de registro.

Estos patrocinadores (empresas y organizaciones) también supervisan las directrices y la gestión general de los dominios de nivel superior.

La gran diferencia con relación a los TLD no patrocinados es que estos no son controlados y gestionados por la ICANN.

Entre las extensiones de dominio patrocinadas (sTLD) podemos mencionar: .gov, .edu, .mil, reservadas para el gobierno, instituciones educativas y el ejército de EE.UU.

Otras extensiones patrocinadas son las .int, reservada para organizaciones internacionales:

  • .jobs, exclusiva para ofertas de trabajo de algunas empresas.
  • .aero, para la industria de la aviación.
  • .museum, para museos.
  • .coop, solo para cooperativas.
  • .cat, para páginas impulsadores o usuarios del idioma catalán
  • .mobi, para webs optimizadas para dispositivos móviles.
  • .travel, para personas o empresas del sector viajes y turismo.
  • .asia, para personas y organizaciones de la región de Asia.
  • .xxx, contenido erótico y pornográfico.
  • .post, destinado a miembros de la Unión Postal Universal.

Infraestructura (ARPA)

Ahora bien, como parte de las extensiones de dominio no podíamos dejar por fuera la extensión de dominio .arpa, ya que fue el primer TLD.

Este fue introducido en 1985 para realizar la transmisión de ARPANET al Domain Name System (DNS); y estaba destinado a cumplir con la función temporal de facilitar el nombramiento sistemático de las computadoras ARPANET.

El nombre originalmente hacía referencia al acrónimo de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA), la organización financiadora que desarrolló ARPANET, el antecesor de Internet.

Sin embargo, como su función cambió el nombre fue redefinido como el backronym Address and Routing Parameter Area.

Actualmente .arpa es un dominio de alto nivel en el sistema de nombres de dominio (DNS), que funciona exclusivamente para la gestión de la infraestructura de Internet.

Dentro de esta podemos encontrar los subdominios que suministran espacios de nombres para la búsqueda DNS inversa, como in-addr.arpa para el protocolo de Internet versión 4 e ip6.arpa para IPv6.

Existen otros subdominios de .arpa que suministran una funcionalidad de búsqueda y mapeo para tipos específicos de datos.

Por ejemplo, el dominio e164.arpa tiene como función buscar y recuperar la información asociada a los números de teléfonos a través del servicio ENUM.

Adicionalmente, tenemos el nombre de dominio home.arpa, que fue reservado por los trabajadores de ingeniería de Internet para servicios DNS no únicos en redes residenciales, con el fin de evitar el uso del dominio home, que demandaría firmas DNSSEC.

Por otro lado, esta extensión de dominio presenta restricciones estrictas de registro. Por tanto, no es posible registrar dominios y rara vez se agregan nuevos subdominios.

Test (tTLD)

Las test (tTL) son extensiones de dominio de prueba y no se encuentran disponibles para registro; es decir, son extensiones que se generan para para ser utilizadas en entornos de prueba, sin embargo nunca llegan a salir al mercado.

Entre algunas extensiones de dominio test (tTLD) tenemos a .invalid, .localhost y .test.

¿Cuántas extensiones de dominio hay?

Según datos suministrados por VeriSign existen más de 360 millones de registros de extensiones de sitios web, ocupando un 60% los dominios genéricos y el otro 40% por extensiones de códigos de país.

Ahora bien, los TLD .com y .net representan un 43% de ese total de registros. Con más de 157 millones de registros de dominio .com y 13.4 millones de dominios .net.

Por otro lado, si respondemos la disyuntiva inicial, dentro de todos esos registros de dominio se encuentra la súbita cantidad de más de 1600 extensiones de dominio o TLDs.

No obstante, aquí te mostramos una pequeña lista con los 10 TLD principales (genéricos y códigos de país) según la cantidad de registros:

  1. .com – 145 millones
  2. .tk – 26 millones
  3. .cn – 25 millones
  4. .de – 17 millones
  5. .net – 14 millones
  6. .uk – 14 millones
  7. .org – 11 millones
  8. .tw – 7 millones
  9. .nl – 6 millones
  10. .ru – 6 millones

Ahora bien, la extension.com es la que siempre ha ocupado más lugar de todos los TLD.

Y probablemente esta haya sido la razón por la cual han surgido tantos nuevos dominios genéricos.

En cuanto a los ccTLD, aquí tenemos el top 10 con la lista de extensiones de dominio web por país:

  1. .tk – con más de 25 millones
  2. .cn – con más de 23 millones
  3. .de – 16.5 millones
  4. .uk – 13.5 millones
  5. .tw – con más de 6.9 millones
  6. .nl 6 millones
  7. .ru – con más de 5.7 millones
  8. .br – 4.2 millones
  9. .eu – con más de 3.6 millones
  10. .fr – 3.5 millones

¿Puedo utilizar cualquier extensión para mi dominio?

Como has podido ver, son tantas las posibilidades a la hora de elegir una extensión de dominio que la tarea puede resultar un poco engorrosa.

Pero no solo se trata de eso, ya que también es necesario tener conocimiento de cuales de estas están restringidas y cuáles no.

Las extensiones de dominio no restringidas pueden ser utilizadas por cualquier persona, empresa u organización, mientras que las restringidas solo están disponibles para ciertas empresas u organizaciones, las cuales deben cumplir con ciertos requisitos especificos.

Dentro de las extensiones restringidas también podemos encontrar ccTLD, como por ejemplo, la extensión .us, donde debes comprobar que vives en EE.UU para poder hacer uso de la misma. Lo mismo sucede con muchas otras.

Por tanto, si tu pregunta específica es si puedes utilizar cualquier extensión de dominio para tu sitio web, la respuesta es no.

Y la razón principal parte de las definiciones que te acabamos de presentar, es decir, porque existen extensiones de dominio que se encuentran restringidas y para poder acceder a estas se deben cumplir requisitos específicos.

Ahora bien, también tienes que tomar en cuenta que tipo de dominio es el correcto para tu proyecto digital. Por lo tanto a continuación te dejaremos algunas recomendaciones:

En concordancia con lo anterior, es muy importante que tengas conocimiento de la estructura jerárquica de las direcciones y que conozcas los tipos de extensiones disponibles.

También te viene muy bien que no compliques la dirección web más allá de lo necesario.

Intenta elegir un dominio que vaya con tu proyecto web y que te permita que tantos los buscadores como los usuarios puedan encontrarlo fácilmente.

Si un dominio de primer nivel no encaja del todo con el contenido de un sitio web, el mismo será evaluado negativamente por todos involucrados.

Por ejemplo, si eliges la extensión de dominio .shop, tantos los buscadores como tus visitantes sabrán que se trata de una tienda online.

No obstante, si eliges esta extensión y tu proyecto no tiene nada que ver con una tienda (ni siquiera física), te puede traer consecuencias bastante significativas.

De allí que nuestro siguiente consejo o recomendación sea que elijas un tipo de dominio pertinente.

Algunas personas o empresas tienden por recurrir a los subdominios y muchas veces no son necesarios; por el contrario pueden causar confusión en el usuario, sobre todo, si el subdominio no se encuentra muy bien relacionado con el resto de los niveles de la dirección web.

Por tanto, lo más conveniente es que recurras a un dominio de tercer nivel solo si tienes claro para que vas a usarlo.

Si no lo tienes muy bien definido, un subdominio resulta útil en las siguientes ocasiones:

  • Para diferenciar las diversas versiones de idioma.
  • Para separar los contenidos principales de las demás secciones, como un blog, un foro, etc..
  • Para identificar un servicio específico, como un servidor FTP.
  • Para poner en funcionamiento una tienda online paralela al sitio web, bajo la misma extensión de dominio de segundo nivel.

Adicionalmente, aún si ya crees tener claro cuál es la mejor extensión y nombre de dominio para tu sitio web, no debes precipitarte con el registro del mismo.

Indaga un poco más, consulta con algún profesional o con amigos sobre qué les parece el nombre y si entienden perfectamente cuál es el propósito de tu proyecto.

Esta sencilla recomendación te puede proporcionar otras perspectivas de la dirección web.

Por último, te proporcionamos 4 tips adicionales que te ayudaran a tener éxito al registrar las extensiones de dominio de tu preferencia:

Si la extensión elegida se trata de una nueva en el mercado, lo mejor es que te registres con anticipación.

De este modo, el registrador de nombres de dominio le notificará al ICANN inmediatamente, de modo que puedas ser de los primeros en reclamar tu dominio cuando la extensión sea liberada al público.

¿Cuáles son las extensiones de dominio más utilizadas?

En este apartado nos centraremos no solo en mencionar cuales son las extensiones de dominios más utilizadas, sino que expondremos la funcionalidad de cada una de estas.

  • .com.
    Dicha extensión se ha convertido en una especie de sinónimo de la www, y difícilmente será reemplazada por cualquier otra extensión.
    Originalmente era un dominio de primer nivel destinado a ser utilizado por empresas.
  • .org.
    Creada en un principio para ser utilizada por organizaciones sin fines de lucro; sin embargo, como su uso no se encuentra restringido, cualquier puede usarla, motivo por el cual es una de las más utilizadas.
    Recientemente se ha popularizado en sitios de comunidades.
  • .net.
    Creada originalmente para dominios que apuntaban a una red de otros sitios. Este tipo de extensión es muy utilizada por muchos proveedores de servicios de Internet.
  • .biz es otra de las más populares.
    Fue creada para proporcionar una alternativa a la ya mencionada extensión .com.
    Por lo general la utilizan los sitios web de pequeñas empresas.
  • .info.
    Es muy utilizada y popular para el manejo de sitios web informativos. No obstante, muchas webs poco fiables han hecho que su popularidad haya bajado.
  • .mobi.
    La cual se ha vuelto extremadamente popular ya que se puede utilizar para crear sitios web complementarios totalmente diseñados y adaptados para dispositivos móviles, tabletas, entre otros.

Ahora bien, cuando las extensiones genéricas .com y .net se encuentran ocupadas, la popularidad de las siguientes extensiones se incrementa:

  • .xyz: una extensión que ha ganado popularidad desde que Alphabet (empresa madre de Google) empezó a utilizarla con su dirección abc.xyz.
  • .top: extensión utilizada por sitios web de afiliación.
  • .pro: reservada para profesiones certificados.
  • .shop: indicada para tiendas online.
  • .tech: extensión exclusiva para asuntos tecnológicos.

También encontramos extensiones de dominios de código de país que se usan con propósitos generales que son muy utilizadas:

  • .io: extensión geográfica de los Territorios Británicos en el Océano Indico que también es muy utilizada para sitios de programación o con el Internet de las Cosas (IoT).
  • .tv: siendo la extensión ccTLD de Tuvalú, también es muy popular en webs de streaming de video (ftbl.tv, twitch.tv, etc.).
  • .me: es la extensión de Montenegro, aunque también se usa en webs personales.
  • .fm: extensión perteneciente a Micronesia, aunque se utiliza con frecuencia en webs de streaming de radio.
  • .co: extensión de Colombia que se usa con frecuencia para compañías, ya que es muy similar al acrónimo de Compañía o Corporación.
  • .tk: es la extensión de dominio de la Isla de Tokelau (Nueva Zelanda) y se popularizó porque al momento de su lanzamiento su uso era gratis; motivo por el cual muchas webs de spam, fraude y phising la utilizaron. Actualmente es una extensión no recomendada, al menos que la pagina sea de la Isla de Tokelau.

Conclusiones sobre las extensiones de dominio

El propósito de las extensiones de dominio es proporcionar información al usuario sobre que va el sitio web (a que sector quiere llegar) o cual es la su ubicación geográfica y para que grupo de usuarios en específico se ha creado.

Ahora bien, teniendo claro los tipos de extensiones de dominio y la gran variedad que existen y que se encuentran disponibles, ya estás listo para tomar una decisión sobre cuál es la que mejor se adapta a las necesidades de tu proyecto web.

Recuerda que la elección parte de los dos grandes grupos de extensiones: las extensiones genéricas (gTLD) y las extensiones de código de país (ccTLD). Además, ten presente que algunas presentan algunas restricciones.

Por lo que, solo te queda visitar el registrador de nombre de dominio de tu preferencia y empezar con el proceso.

Toma en cuenta las recomendaciones que te dimos y de seguro todo fluirá de la mejor manera. ¡Éxitos con tu proyecto web!

Ahora si nos despedimos, esperamos que este sustancioso artículo haya resuelto todas tus dudas sobre extensiones de dominio.

Tipos de extensiones de dominio
Tipos de extensiones de dominio

FUENTES

  • Bioxnet ™ WEB & BRANDING
  • hostpapa.comm
  • GoDaddy
  • Rosa Oñate Villaruel

_ Te asesoramos sin compromiso _

Presupuesto diseño web​ ¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *