Cloud Hosting o Alojamiento en la nube: ¿Qué es y cuáles son los mejores?

Cloud Hosting o Alojamiento en la nube

Tabla de Contenidos

Sabemos de la importancia de tener disponible nuestra página durante las 24 horas de los 365 días del año, y que un fallo en el servidor que aloje nuestra web, se caiga, o simplemente se sobrecargue, puede darnos como resultado pérdidas económicas para nuestros bolsillos.

En este aspecto es importantísimo no escatimar, y, desde luego, si queremos que pase lo que pase nuestro ecommerce sea siempre asequible para nuestros usuarios, algo que puede venirnos muy bien es el simple hecho de no depender única y exclusivamente de un servidor para alojar nuestra web.

Como solución nos encontramos con la existencia del denominado Cloud Hosting. Pero:

¿Qué es el Cloud Hosting?

El Cloud Hosting o servidor en la nube es un tipo de hospedaje web que se sirve de los recursos de múltiples servidores virtuales para distribuir y equilibrar la carga de trabajo, y en definitiva, para mantener online una página web sin que esta sufra caídas u otros problemas que pudieran afectar al procesamiento de la velocidad a la que se transfiere la información de la misma.

El hecho de que en este tipo de alojamiento encontremos la facilidad de que en nuestra página no se produzca una sobrecarga, más la posibilidad de que, si dado el caso obtuviéramos más visitas de las esperadas en nuestra web, se pongan a nuestra disposición toda una suerte de recursos adicionales para poder solventar con éxito esa situación, (esto es denominado escalabilidad, concepto que veremos más adelante), hacen del cloud hosting la opción más viable.

Otra ventaja es que el servicio se contrata bajo demanda, por lo que a priori solo pagaremos por los recursos que hayamos contratado y/o consumido, dependiendo de qué tipo de cloud hosting hayamos elegido.

Podemos inferir además, que si en este tipo de hosting un servidor falla, tendremos de forma automática el resto de servidores disponibles gracias a la asignación dinámica de los mismos, por lo que por lo pronto, esto no supondrá un problema para nosotros.

¿Quién usa la nube pública?

Hay casos en los que resulta altamente conveniente el uso de este tipo de hosting, como por ejemplo en una tienda online, sitios de generación de leads, webs corporativas, de agencias de noticias, de editoriales, y otras páginas cuyo tráfico es muy alto, como ocurre por ejemplo con la inmensa mayoría de las redes sociales.

que es cloud hosting

Tipos de alojamiento en la nube

Tenemos a nuestra disposición varios tipos de cloud hosting, público, privado, híbrido y administrado, pudiendo decantarnos por el que más se ajuste a nuestras necesidades y requerimientos.

Cloud hosting público

El alojamiento en la nube público está dirigido hacia su uso por parte de clientes o usuarios «externos», es decir, por parte de aquellos que la van a utilizar como servicio, compartiendo los recursos e infraestructura de un mismo proveedor, si bien se hallarán separados del resto de usuarios en lo que a seguridad y privacidad respecta.

Cada cliente puede arrendar una cantidad determinada de esos recursos, y el cobro será proporcional a la cantidad de ellos que se utilice, pudiendo aumentarla automáticamente en un momento dado si fuera necesario. Esto es a lo que denominamos escalabilidad.

La ventaja que encontraremos a la hora de decantarnos por este tipo de hosting es que la plataforma será mantenida y administrada por el proveedor, teniendo que ocuparnos solamente por la administración de nuestro sitio, con una variedad de herramientas que este pondrá a nuestra disposición.

Alojamiento en la nube privado

El Private Cloud en cambio ofrece este mismo servicio, pero a un círculo cerrado y concreto de usuarios, quienes tendrán el uso exclusivo de los recursos que hayan contratado, es decir, los tienen completamente a su disposición.

Cuando por ejemplo una empresa contrata servidores dedicados y aloja en ellos su nube privada, es ella la dueña de la infraestructura del cloud. Por lo tanto, la administración, configuración e instalaciones dependerán del dueño completamente.

Cabe suponer pues, que los requerimientos de los conocimientos técnicos necesarios para realizar todo este proceso son elevados en comparación a los que necesitaríamos para operar en un cloud hosting público.

Los costos del cloud privado por otro lado son mucho más estables, ya que pagaremos por una determinada cantidad de recursos y servidores.

Cloud hosting híbrido

El cloud hosting híbrido o mixto es una combinación del cloud hosting privado y público, y si las nubes públicas normalmente cobran por los recursos utilizados por la página, una nube privada es mucho más estable en costos porque se alquilan los servidores completos.

Al servirnos de ambos a la vez, obtendremos unos costos controlados, a la vez que podremos crear nuevas instancias dentro de un proveedor de hosting público dependiendo de nuestras necesidades, sin tener que adquirir y configurar más servidores, como sucedería con uno exclusivamente privado.

Alojamiento en la nube o cloud hosting administrado

En este tipo de alojamiento lo único que tendremos que hacer será indicar al proveedor lo que alojaremos en el servidor y cuáles son nuestras necesidades a nivel de recursos.

La configuración y mantenimiento del servidor, la adquisición de licencias e instalación de aplicaciones serán pues, tarea del administrador del cloud hosting.

Tipos de cloud hosting

¿Qué tener en cuenta al elegir un servicio de Cloud Hosting?

Es importante saber qué factores hemos de tener en cuenta a la hora de decantarnos por un proveedor de cloud hosting u otro, dependiendo de cuáles vayan a ser nuestras necesidades.

Estos elementos son:

Escalabilidad y flexibilidad

La escalabilidad es la capacidad de aumentar o disminuir los recursos a utilizar por el sitio según cuál sea la necesidad de uso de cada momento dado, lo que nos otorga cierta flexibilidad a la hora de utilizarlos, dependiendo de los que nuestro sitio pueda demandar.

Para ciertos sitios esta disponibilidad en función de los requisitos es muy interesante, pues habrá momentos en los que el pico de actividad aumente considerablemente, y por el contrario, habrá otros en los que no lo sea tanto.

CPU

Algo que hemos de tener en cuenta también es la capacidad de procesamiento que queremos adquirir, y de ello dependerá fundamentalmente la velocidad de carga del sitio. Como hemos visto en el punto anterior, si contratamos un cloud hosting en el que podamos disponer de escalabilidad, podremos aumentar la capacidad de procesamiento en momentos puntuales, por lo que a priori, si tenemos en cuenta lo que en circunstancias normales necesitaremos, no tendremos problema si en momentos puntuales requerimos de un extra.

Memoria

La capacidad de memoria RAM que contratemos es también un elemento base para que nuestro sitio funcione de forma rápida y eficiente.

Almacenamiento

El almacenamiento que nuestro sitio requiera dependerá de los elementos que lo conformen y del tipo de servicio que estemos ofreciendo. Habrá que tener en cuenta además la parte administrativa del sitio, y en definitiva, cuánto espacio ocupa nuestra web.

IPs On Demand

Es importante también tener en cuenta qué tipo de IP obtendremos: En un cloud hosting público será compartida, en un cloud hosting privado o híbrido será exclusiva.

Ubicación

La ubicación quizás no sea un problema para sitios muy pequeños, no obstante, puede llegar a afectarnos a nosotros, e incluso a nuestros clientes.

Si los servidores que alojan nuestro sitio están lejos, cuando nuestro requerimientos aumenten  empezaremos a notar inconvenientes como una alta latencia y bajo rendimiento de nuestra web.

Por ello, hemos de considerar si nuestro sitio requerirá de un servidor con una geolocalización próxima a la nuestra, o por el contrario, no va a ser necesario.

Una solución a este problema, y que hoy en día suele ir incluida en la mayoría de servicios de cloud hosting, es la redundancia:

Redundancia

Se trata de un proceso por el cual todos los archivos o paquetes son almacenados en una red de servidores que se encuentran en distintos lugares del mundo, por lo que toda la información relativa a nuestra web será copiada en al menos dos lugares al mismo tiempo.

Además de suponer una solución a posibles problemas de protección de datos y de privacidad, el servidor que nos despachará el contenido será el que esté más cerca, según donde se halle nuestra localización geográfica.

La Redundancia no es un concepto nuevo, pues lleva muchos años utilizándose. Tradicionalmente la Redundancia consistía en la tenencia un disco duro espejo que copiaba de forma sincronizada todos los contenidos de otro HD. Así, si el disco principal sufría un fallo siempre se tenía una copia completa de los datos en el otro disco. Hoy día, a esas copias completas de los servidores los llamamos clusters.

Soporte

El soporte que el proveedor nos ofrezca si hubiera algún tipo de incidencia es un elemento importante a la hora de decantarnos por uno u otro.

Normalmente todos incluyen la posibilidad de ponernos en contacto con ellos en cada momento del día durante todo el año. No obstante, nos conviene realizar una investigación a fondo, para saber por ejemplo, cuánto tiempo tardan en responder, y si otros clientes han tenido algún problema en este aspecto.

Todo lo que necesitas saber sobre cloud hosting

Beneficios de contratar un cloud hosting o alojamiento en la nube

En resumen, entre los beneficios que podemos encontrar a la hora de contratar un cloud hosting cabe destacar:

  • El buen rendimiento y el uso de los recursos necesarios está garantizado por múltiples servidores o nodos, por lo que el procesamiento de información, su velocidad, la memoria RAM y el espacio de almacenamiento están a priori garantizados.
  • El almacenamiento redundante, gracias al cual no perderemos nuestra información por un lado, y por otro lado, no tendremos latencia a causa de la distancia de los servidores respecto a nosotros.
  • La posibilidad de obtener escalabilidad y flexibidad si dado el caso fuera necesario.
  • Solo se paga por los recursos que se utilizan o se contratan (en el caso del cloud hosting privado).

Los 10 mejores servicios de cloud hosting en España

Ahora veamos cuáles son los mejores proveedores de cloud hosting en España:

Google cloud hosting

Este servicio es ofrecido por el gigante Google, y además de darnos la posibilidad de utilizarla gratis durante un período de prueba, nos ofrece varios descuentos a corto y largo plazo.

El hosting de Google Cloud es público, por lo que pagaremos únicamente por los recursos utilizados, y dispondremos de escalabilidad de recursos.

Los principales tipos de alojamiento que ofrece esta plataforma son:

  • Google Compute Engine: que corresponde al servicio IaaS:  Infrastructure as a Service o Infraestructura como servicio.
  • Google App Engine: que corresponde al servicio PaaS: Platform as a Service o Plataforma como servicio.
  • Google Cloud Storage: utilizado para el almacenamiento y la gestión de bases de datos.
  • Google Container Engine: utilizado para administrar y originar contenedores.

A2 Hosting

A2 Hosting nos ofrece servicios de hosting bastante rápidos, además de una interfaz de usuario amigable, almacenamiento ilimitado, y un equipo de soporte técnico que nos atenderá durante las 24 horas del día.

Dispone de una herramienta de roll-back, gracias a la cual podremos restaurar la web a una fecha o punto anterior en el tiempo.

En lo que a posibilidades respecta, A2 Hosting nos ofrece distintos planes personalizables, que van desde la contratación de un hosting compartido, un servidor dedicado, VPS, o un hosting cloud.

Cloudways

Cloudways nos ofrecerá un cloud hosting gestionado, y nos permitirá crear y gestionar diferentes entornos de forma sencilla. Además, la plataforma admite las diversas versiones de PHP, dispondremos de escalabilidad, y es una excelente alternativa para las empresas que necesitan ejecutar sitios complejos de WordPress.

Kamatera

Con Kamatera podremos elegir nuestro sistema operativo, seleccionar el almacenamiento que deseemos, desde 30 GB a 1 TB, el número de núcleos del procesador, cuánta RAM necesitaremos, ancho de banda mensual y direcciones IP públicas. (con un límite de 500 GB).

SiteGround

La plataforma de SiteGround funciona con Google Cloud, y nos ofrecerá un servicio de hosting gestionado, orientado sobre todo a webs de alto rendimiento.

Cuenta con uno de los equipos de atención al cliente mejor valorados por los usuarios, y además incluye instalación de WordPress en un solo clic, migraciones automatizadas, actualizaciones automáticas, almacenamiento en caché avanzado y soporte experto de WordPress.

Hostwinds

Hostwinds es una buena opción si estamos en pleno proceso de apertura de nuestro negocio y página web.

Podemos encontrar varios planes dependiendo de nuestras necesidades:

  • Plan compartido.
  • Plan VPS.
  • Plan dedicado.

InMotion

Dentro del diverso catálogo de InMotion nos encontraremos desde un host WordPress administrado y alojamiento compartido, alojamiento para negocios, alojamiento para revendedores, servidores dedicados y servidores virtuales privados (VPS) administrados y sin administrar.

También ofrece registro y alojamiento multidominio, servicios de diseño web, acceso SSH, ancho de banda ilimitado, un certificado SSL gratuito y migraciones de sitio web sin tiempo de inactividad.

Como se ocupan de todos estos elementos básicos del alojamiento administrado, nosotros podremos invertir nuestro tiempo en nuestro sitio web y no configurando el alojamiento.

Podremos instalar virtualmente cualquier app o sistema de gestión de contenido (CMS) a través del instalador de cPanel con un solo clic.

HostGator

Con HostGator nos encontraremos con la posibilidad tanto de obtener un servidor dedicado como un alojamiento compartido, además de dominio y certificado SSL gratuitos.

Nos ofrece también 30 días de garantía, en los cuales, si por cualquier razón no quedáramos satisfechos, nos devolverían el dinero invertido.

DreamHost

Dreamhost es una empresa de hosting se caracteriza por poseer unos precios interesantes, por permitir administración mediante un software parecido a cPanel y especializaciones en WordPress.

Nos permite además escoger entre múltiples dominios, y gustan por el uso del código abierto siempre que ello sea posible.

Tendremos la posibilidad tanto de elegir un servidor dedicado como uno público.

Hostinger

Hostinger es un proveedor de cloud hosting público, con el que obtendremos como mínimo una dirección IP dedicada, un sitio web y un certificado SSL gratis.

En casi todos los planes tendremos incluido un número de sitios ilimitado, ancho de banda ilimitado, certificado SSL y dominio gratis, y aceleración de WordPress (LSCWP).

Conclusiones

Hemos podido ver que gracias al alojamiento en la nube, con independencia del tipo de cloud hosting por el que pudiéramos decantarnos, y ante la posibilidad de que a causa de la necesidad de aumentar nuestra disponibilidad de recursos, dependiendo de los requerimientos de nuestra web, bien sea en momentos puntuales, bien de forma definitiva, podemos hacerlo sin necesidad de añadirlos de forma física.

Es innegable el hecho de que es mejor tener varios servidores a nuestra potencial disposición que tener solamente uno, además de la confianza y seguridad de que nuestra web va a estar online siempre, y de que tendremos soporte técnico si lo necesitáramos.

Es por eso que las grandes compañías no lo dudan; el cloud hosting es el futuro del alojamiento web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *