Banner: ¿Qué es y cómo hacer uno? [+5 consejos]

Banner: ¿Qué es y cómo hacer uno? [+5 consejos]

Tabla de Contenidos

¿Qué es un banner? Seguramente te estás haciendo esta pregunta desde hace un tiempo; porque es imposible no llegar a ella si deseamos adquirir notoriedad. Si te interesa abrirte paso a través de este tipo de publicidad, entonces tendrás que conocer cómo funciona un banner y de qué forma diseñarlo.

En este artículo queremos contarte un poco acerca de ellos. Te hablaremos de su historia, de algunos casos de publicidad exitosa y de los tipos de banners que existen. También te explicaremos por qué son útiles y te dejaremos algunos consejos que debes tener en cuenta si quieres aprender a utilizarlos de forma eficiente para dar visibilidad a tu empresa.

¿Qué es un banner publicitario y cómo funciona?

Si pensamos en el significado de banner, descubrimos que se define así a cualquier espacio publicitario que se halle incorporado en una página web. En pocas palabras, es el tipo de publicidad digital al que estamos absolutamente acostumbrados en la actualidad.

Un banner es un diseño publicitario que se usa para difundir una marca. Lo que hasta hace unos años era una valla publicitaria, ahora se conoce con este nombre. Sin duda, una de las cosas que cualquier empresa debería conocer para poder trabajar correctamente la visibilidad de su marca en Internet.

La publicidad es el gran invento de la modernidad. Gracias a ella muchísimas compañías han conseguido notoriedad. En la actualidad, sin embargo, la forma de difundir un proyecto es casi exclusivamente digital. Si hasta hace cinco años las vallas publicitarias eran la forma física de conseguir clientes, en el presente los banners cumplen esa misma función pero con un formato digital.

Si quieres crear un banner para incrementar tu branding o imagen corporativa, continúa leyendo. Te vamos a contar qué tipos de banners existen y de qué forma saber cuál es el adecuado para tu publicidad.

Qué es un banner

Tipos de banners

Existen diversos tipos de banners. Pueden clasificarse de la siguiente manera.

Los banners de formatos integrados se caracterizan por estar en una posición fija dentro de una página web. Generalmente a pie de página o en los márgenes laterales.

Los banners expandibles son aquellas publicidades dinámicas que se amplían cuando el cliente interactúa con la zona de la pantalla donde está la publicidad. Al pasar el ratón o el dedo sobre una palabra o un icono, la publicidad se amplía, para que el usuario pueda verla completa. Suelen hallarse integrados dentro del contenido de los sitios o aparecer escondidas en un botón. Generalmente incluyen una cruz para cerrar la publicidad y poder continuar con la inspección de la página.

Los banners de formatos flotantes son aquéllos que se desplazan a través del contenido de la página web, permitiendo que el usuario visualice el banner web constantemente durante un tiempo determinado. Suelen seguir un patrón de movimiento para llamar la atención del usuario, sin llegar a molestarlo en su navegación.

A esta altura seguramente tendrás mil preguntas. Trataremos de responderte una de las más importantes. No te preocupes, lentamente iremos resolviéndolas. Pasemos a la historia de este tipo de publicidad, para que conozcas el trasfondo de esta peculiar forma de darnos a conocer.

Ejemplos de banners exitosos

Si nos fijamos en la historia de los banner en publicidad, descubrimos que han existido muchas marcas punteras, de las que tenemos mucho que aprender. De hecho, durante los últimos años hemos tenido la suerte de ver y disfrutar de banners publicitarios verdaderamente creativos.

Aquí te mostramos algunos que han gozado de mucho éxito.

La compañía Volkswagen desarrolló un banner publicitario que consiste en la imagen de una carretera descompuesta en partes, como si fuese un puzzle. Al verla, los usuarios debían reorganizar las piezas para conseguir trazar la ruta y que el coche, ubicado en un extremo del recuadro, pudiese realizar su recorrido. Ha sido muy exitoso porque presentó una experiencia verdaderamente divertido. En este caso estamos frente a un tipo de publicidad que apela a la interacción, para dar a conocer una marca.

Otro banner muy exitoso es el desarrollado por la ONG Amnistía Internacional y que consistió en un banner interactivo en el que el usuario se encontraba con una partida de «el juego del ahorcado» que debía resolver. Ajustándose a las celdas debía discernir la frase escondida en cada partida. Millones de usuarios han participado de este juego y han hecho posible el éxito de esta publicidad. En este caso, el banner estaba enfocado a la interacción para hacer reflexionar a los usuarios en torno a diversas problemáticas sociales.

El tercer banner que hemos seleccionado es uno muy interesante y exitoso desarrollado por otra empresa de la industria automotriz, Fiat. Una publicidad formada por dos sencillas imágenes iconográficas que ponían en paralelo un vaso de cerveza y un coche. En la primera imagen se veían uno al lado del otro: el vaso lleno y coche completo. En la segunda, el vaso casi vacío y la imagen del coche abollada, junto al siguiente mensaje: «No bebas si conduces». En este caso estamos frente a un banner muy sugestivo que ha dado la vuelta al mundo y que ha puesto sobre la mesa la incompatibilidad entre el consumo de alcohol y la conducción.

Como te habrás dado cuenta tú sólo, dependiendo del tipo de marca y mensaje, el tipo de banner escogido difiere. En el caso de la última publicidad todo el diseño es serio, porque se apoya en un tema preocupante y, precisamente por eso, apela a la atención y el compromiso por parte del usuario en torno a esta problemática; de fondo, no obstante, hace acto de presencia la marca automovilística. Difícilmente olvidemos que este fabuloso banner lo ha diseñado Fiat.

Breve historia de los banners

Aunque no puede fecharse con exactitud el nacimiento de la publicidad de banners, se lo ubica en torno al año 1994, cuando la revista Wired ofreció este medio de publicidad de forma masiva en su versión digital.

Poco a poco, los banners publicitarios fueron usados por marcas como MCI, Volvo y Club Med. El primer banner interactivo lo lanzó AT&T, una empresa de comunicaciones americana. La invitación a la interacción se mostraba con la frase «¿has clicado alguna vez aquí?». Su éxito fue rotundo, a tal punto, que muchas otras marcas comenzarían a lanzar sus publicidades interactivas.

Cuando Google apareció en escena, lanzó Google Adsense, que conquistaría el mercado de los banners. Corría el año 2003 y el mundo de la publicidad estaba por cambiar para siempre.

A medida que los métodos tradicionales de publicidad perdían popularidad arrastrando a la quiebra a numerosas marcas, los banners comenzaban su período dorado y se mostraban como una de las mejores maneras de publicitar una marca en la actualidad.

Los nuevos métodos de rastreo y medición permiten que las empresas puedan corroborar el funcionamiento de sus publicidades; esto hace que los banners publicitarios sean una verdadera ventaja por sobre sus hermanos clásicos. No obstante, hay que ser cuidadosos porque Google ha empezado a penalizar a las empresas que abusan de ellos. Como siempre te recomendamos: la justa medida es lo que nos asegura una buena y larga vida.

Entonces, ¿cómo funcionan los banners y para qué sirven?

Un banner publicitario es, entonces, un tipo de publicidad que se incluye en los diferentes sitios web de Internet y que sirven para promocionar el trabajo de diversas compañías.

Las dos funciones principales de un banner son aumentar el reconocimiento de la marca y atraer tráfico al sitio web del anunciante. Por eso, a la hora de diseñar tu propio banner debes tener en cuenta de qué forma puedes alcanzar estos objetivos.

El objetivo principal de este tipo de publicidad es mostrar nuestra marca en otros sitios web que manejen una temática similar, para conseguir aumentar nuestra audiencia.

Un banner publicitario puede servir para promocionar un evento, dar a conocer nuestro negocio o incluso mostrar un producto específico de nuestra marca. Con ellos podemos conseguir que los usuarios visiten nuestra tienda o nuestra web e interactúen con nuestro contenido.

¿Qué puedes conseguir al crear un banner publicitario?

1. Aumentar el tráfico de clientes

Una de las principales utilidades de un banner es aumentar las vistas en nuestra web. Gracias a tener presencia en diversos sitios, podemos conseguir que el tráfico aumente en nuestro sitio de forma considerable.

2. Vender un producto

Otra de las utilidades de un banner publicitario es conseguir dar visibilidad a nuestros productos. Si desarrollamos publicidad sobre nuestros diversos productos estrella y los incluimos en nuestras campañas publicitarias, tendremos muchas más posibilidades de venderlos.

3. Llamar la atención del cliente

La presencia de nuestra marca en otros contextos, es decir, en medios externos, nos permite llegar a nuestros clientes de otra forma. Al llamar su atención en contextos inesperados, podemos llegar a impactar sobre su inconsciente y a invitarlo insistentemente a visitarnos, sin necesidad de usar métodos molestos de publicidad.

4. Anunciar descuentos y ventas

Ésta es otra de las grandes utilidades de los banners web: anunciar ofertas o bajadas bruscas en los precios de nuestros productos. Colarnos en los dispositivos de nuestros potenciales clientes nos brinda más posibilidades de vender nuestros productos y de poner nuestra marca en boca de todos.

¿Cómo se hace un banner?: 7 consejos para diseñarlo

A continuación veremos de qué forma puedes crear tu propio banner publicitario.

Investiga y conoce a tu público objetivo

Lo principal a la hora de crear un banner es saber a quiénes va dirigido. Conocer a nuestro público nos iluminará a la hora de diseñar nuestro cartel; de modo que impacte sobre los potenciales clientes y nos permita obtener los objetivos que nos hemos propuesto. Así que, en primer lugar, te recomendamos analizar detenidamente quiénes pueden estar interesados en tu marca.

Presta atención a los tamaños de los banners y a los formatos de los archivos

Una de las cosas fundamentales en la publicidad digital es la velocidad de carga. Un banner debe cargar rápido; para ello, su peso no debe superar los 30kb en los banners de formato fijo ni los 50kb en los de formato flotante.

Asimismo, también debes tener en cuenta el tema de la compatibilidad, es decir, usar formatos que se pueden visualizar bien en la mayor cantidad de dispositivos posible. Una vez puesto en circulación nuestro banner debemos corroborar que se visualiza correctamente y mantener un seguimiento por cualquier problema de compatibilidad que pudiera estropear nuestra publicidad web.

Tipos de banners

Usa el color y la tipografía de forma inteligente

A la hora de diseñar cualquier tipo de contenido digital debemos centrarnos en la compatibilidad. En lo que respecta a los colores y la tipografía, lo mejor es decantarnos por fuentes y colores populares. Si escogemos una fuente extravagante, corremos el riesgo de que nuestro cliente no visualice correctamente el anuncio, y lo mismo puede ocurrir con los colores.

La mejor forma de diseñar un banner potente es decantarnos por una fuente clásica, escogiendo los colores de fuente y fondo adecuados. Evitar la saturación. Mejor escoger dos o tres colores que armonicen y trabajar todo el diseño sobre ellos, que plantar un arcoíris en el anuncio que genere discordancia en la mirada del potencial cliente.

Elige imágenes que estén relacionadas con lo que representa tu marca

La elección de las imágenes que vas a incorporar en tu banner publicitario también es sumamente importante. Lo ideal es decantarse por un diseño sencillo y contundente. Para ello, las imágenes deben ser bien representativas de tu marca.

El diseño inteligente de un banner el mensaje se construye estableciendo una buena conversación entre imagen y texto, para que todos los elementos sean protagonistas y se vuelvan imprescindibles para el planteo publicitario.

Recuerda que el espacio blanco (también llamado espacio negativo) añade profundidad e impacto

Esta es otra premisa a tener muy en cuenta. El gran desafío de un diseño publicitario es decir mucho con poco. Para ello, debemos trabajar a conciencia el aprovechamiento de los espacios. Esto incluye saber usar correctamente el espacio negativo (este concepto tan importante en la fotografía). Se llama así al espacio en blanco que hay entre los objetos que conforman la imagen. Un espacio en blanco pude decirnos tantas cosas como un espacio de color. Al observar una imagen bien compuesta el impacto en nuestro inconsciente es mucho más rotundo que en una imagen sobrecargada o mal diseñada. ¡Aprovéchalo en tu banner publicitario!

Agrega botones para aumentar el CTR

Nuestros banners tienen un objetivo principal: que los que lo vean se sientan atraídos y cliqueen sobre ellos. Para conseguir aumentar nuestro CTR es fundamental que en nuestras publicidades incorporemos elementos interactivos, tales como botones, porque aumentará muchísimo el rendimiento de nuestra publicidad.

Cabe señalar que el CTR (Click Through Rate) hace referencia a la media de clics que obtiene un enlace. Se calcula teniendo en cuenta la cantidad de impresiones (veces que el banner haya aparecido en la pantalla de un usuario) y la cantidad de clics específicamente (veces que los usuarios hayan cliqueado sobre ellos para visitar la web). Conocer esta información es fundamental para saber si nuestras campañas publicitarias están dando los resultados esperados.

Jerarquiza tu contenido

Otra cosa a tener en cuenta al crear tu banner es la jerarquización del contenido. Al igual que ocurre en un artículo, la publicidad debe estar organizada en elementos según su relevancia. De este modo, el título tendrá más importancia que el cuerpo del mensaje por lo que deberá ser más llamativo e incluir palabras clave que llamen considerablemente la atención del usuario, de modo que desee saber de qué se trata el resto del contenido. Un buen banner es aquel donde los elementos se encuentran jerarquizados, sin que por ello alguno de ellos sobre. El equilibrio de un buen diseño tiene mucho que ver con los resultados que se obtendrán.

Conclusión

¿Te ha quedado claro lo qué es un banner publicitario? Como podrás haber intuido, la mayor importancia en este tipo de publicidad reside en saber a quién va dirigida y en escoger un diseño acorde a los tiempos y al público. Si quieres llegar a un público de edad avanzada no vas a utilizar los mismos elementos iconográficos que para atraer la atención de un público adolescente, por poner un torpe ejemplo.

Una vez tiene tu publicidad en medios de cierta relevancia, es fundamental que realices un seguimiento, para saber si está funcionando. para ello conocer el CTR de tus banners es fundamental.

Por último, sólo nos resta desearte mucha suerte y decirte que si te ha quedado alguna duda sobre cómo crear tu propio banner, estamos dispuestos a ayudarte en lo que podamos. Déjanos un comentario y te atenderemos en cuanto podamos.

Asimismo, te recordamos que en nuestro blog disponemos de una gran variedad de contenido relacionado con el marketing digital, que pueden serte de gran ayuda para desarrollar tu propia campaña de publicidad en Internet.

Fuentes : ONiAd Academy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *