VHS (Video Home System) : Qué es y como pasarlo a digital

VHS (Video Home System): Qué es y como pasarlo a digital

Tabla de Contenidos

VHS son las siglas inglesas del Video Home System, el sistema de vídeo que apareció a finales de los 70 y fue líder en su género durante tres décadas.

Después de 30 años de dominio del mercado del vídeo doméstico, es obvio que numerosos usuarios tienen material importante en este formato. Por tanto, es lógico que deseen conocer los mejores métodos para digitalizarlo.

A lo largo de este artículo vamos a conocer un poco mejor cómo es el sistema VHS y cómo pasarlo a diversos terminales digitales para que estos contenidos estén mejor guardados, cuidados y protegidos.

VHS (Video Home System): ¿Qué es?

Como hemos dicho, el término VHS responde a las siglas Video Home System, el sistema de vídeo doméstico de reproducción y grabación analógica más popular durante 30 años.

Es común que todavía hoy existen las casas de miles de ciudadanos cintas de VHS, como se solían llamar. Y es que, hasta que apareció el DVD a comienzos del siglo XXI, éste fue el más popular para grabar y reproducir contenidos audiovisuales.

Nacido en 1970 y comercializado a partir de 1976, en breve conoceremos su historia, pero antes, vayamos a su interesante mecánica.

Vídeo VHS

¿Cómo funcionan los VHS?

El sistema de funcionamiento es muy simple. Basándose en los casetes que antaño reproducían audio, JVC, la marca que lo diseñó, comercializó y popularizó, añadió un sistema de reproducción en el que se introducía el videocasete, provocando que la cinta en la que estaba la emulsión que contenía el vídeo y el audio se desplazase de forma suave merced a unos engranajes que la hacían rodar en forma de carretes.

Al mismo tiempo, se añadió una protectora frontal que levantaba por sus extremos dos tiradores, lo que hacía que la cinta emulsionada se descubriera y atravesara unos cabezales ubicados a cada lateral del sistema reproductor de videocasetes.

Se añade un mecanismo de tensores capaz de impulsar y ajustar el cabezal principal, al que se suman otros cabezales situados cerca que son de infrarrojos y que detectan espacios transparentes en la cinta, y que ayudan al rebobinado y adelantado, y que a su vez hacen que la travesía sea más ligera.

No obstante, es el cabezal principal el que lee de forma magnética la cinta y reproduce la imagen y el sonido.

También es, en caso de querer grabar sobre la cinta de VHS, el uso de un pequeño cabezal el que cobra importancia. El mismo emite una señal electromagnética que borrará la información previa en la cinta y que, inmediatamente, copia las nuevas ondas electromagnéticas de la televisión en el que se ha sintonizado una videograbadora VHS para capturar la nueva imagen.

En su día, además, dependiendo de la región del mundo en que se viviera, existían dos sistemas:

  • Sistema PAL: usado en España y Europa.
  • Sistema NTSC: predominante en EEUU y Norteamérica.

También toca considerar la longitud de la cinta. Si bien tanto los VHS PAL/SECAM y los VHS NTSC son incompatibles, físicamente resultan iguales, pero la longitud de la cinta muestra la cantidad de horas que se podrá grabar sobre la misma.

En su día, lo más habitual era comprar cintas VHS de 3 horas, aunque también las había más cortas y más largas, e incluso la posibilidad de reducir la velocidad de reproducción para duplicar dicha duración.

Cómo funciona el VHS

Historia del formato VHS

Como ya hemos comentado, el formato VHS nació en 1970, aunque su comercialización no dio comienzo hasta 1976. Fue la empresa JVC la que lo lanzó al mercado en un primer momento, de ahí que fuera una de las marcas fabricantes más conocida en este asunto.

En su momento, tuvo que competir con otros sistemas como el Betamax (era de Sony estaba licenciado para Sanyo) o el Sistema Vídeo 2000 o V2000, sin embargo, fue éste el que prosperó, se popularizó y estuvo vigente durante tres décadas hasta la aparición del DVD, que le quitó su posición de privilegio en el mercado.

Al convertirse en estándar durante tantos años, se puede considerar que la estrategia de comercialización fue un tremendo éxito, más allá de los objetivos establecidos y las expectativas que se marcaba la propia empresa.

Pronto, JVC licenció la fabricación de VHS, por lo que comenzó la que se llamó guerra de los formatos, que duró varios años en los que todos ellos compitieron unos con otros.

Probablemente ganó JVC y el VHS por la sencilla razón de que, además de la estrategia comercializadora, también fue más flexible con las licencias de fabricación, logrando un sistema más barato de producir que, a su vez, se adaptó a las necesidades y exigencias de los usuarios.

Además, hubo acuerdos con grandes compañías como Disney o Paramount, que comenzaron a lanzar películas en formato doméstico, igual que otras exclusivas (sobre todo relacionadas con cine porno). Así pues, los videoclubes se llenaron de contenidos que usaban este formato.

En 1988, Sony declaró su derrota, ya que la presencia de Betamax era prácticamente testimonial. Casi no se fabricaban reproductores y costaba bastante encontrarlos en videoclubes, tiendas, etc.

Así pues, VHS copó el 95% del mercado y fue el estándar hasta que, recién entrado el siglo XXI, el DVD, más barato de producir y con mucha más calidad de reproducción, acabó por eliminar a su competidor después de unos años de convivencia.

Cómo pasar los VHS a digital

A raíz de la llegada del DVD, y después de otros formatos como el Blu-Ray o incluso la inexistencia de formato físico, muchas personas se han visto en la necesidad de pasar sus viejas cintas de VHS a digital. ¿Es posible? Por supuesto que sí. Veamos cuáles son las opciones más comunes.

De VHS a DVD

Si bien es cierto que el DVD empieza a ser un formato en desuso, no lo es menos que todavía quedan muchos corriendo por ahí, pues actualmente es muy barato de producir y todavía aguanta, aunque va perdiendo presencia física ante el Blu-Ray o directamente la inexistencia de dicho formato físico, como hemos dicho.

Muchos usuarios, eso sí, todavía buscan cómo pasar de VHS a DVD, pues aún guardan ahí material que desean conservar. ¿Cómo?

  1. Una primera opción sería acudiendo a un servicio técnico. Hay muchos que realizan este trabajo, por lo que no te tienes que preocupar de nada. Te cobrarán una tarifa dependiendo del tiempo de contenido que quieras pasar de formato VHS a formato DVD. Les pasas tus cintas y ellos hacen todo. Incluso podrías hacerlo en algunos casos con viejas Betamax.
  2. Si quieres hacerlo tú mismo, puedes usar un combo. Es un aparato que incluye grabadora y reproductora de VHS y DVD. Aunque van por separado dentro del aparato, permite pasar de un formato al otro. No es un equipo fácil de conseguir hoy en día, pero todavía quedan algunos de segunda mano que, además, no son demasiado caros. Eso sí, la inversión solo resultará interesante si la cantidad de material al que cambiar formato es considerable.
  3. Igualmente puedes usar una videograbadora independiente. Por un lado, una en DVD que capte el contenido, y un reproductor de VHS que reproduzca la imagen y el sonido. Ambos equipos se pueden conectar con un cable de audio/vídeo RCA desde la salida de la videograbadora al grabador de DVD.
  4. Igualmente puedes usar el proceso de transferencia. En este caso sirve para pasar el contenido a un PC o Mac que, a posteriori, se puede enviar a un DVD, a un pendrive o dejar directamente en el propio equipo. Lo vemos.

De VHS a PC

Este sistema podría valer para pasar a PC, Mac, pendrive, DVD, Blu-Ray y cualquier otro formato, ya que requiere una digitalización previa del contenido que, a posteriori, se podrá enviar fácilmente a cualquier otro equipo de guardado y contención, incluso en la nube.

Es un proceso más complejo, por lo que hace falta material específico. Por eso muchas personas optan por dejarlo en manos de profesionales. Si prefieres hacerlo tú mismo, adelante.

Necesitas una videogragadora o reproductor de VHS. Después, tendrás que adquirir un convertidor digital a analógico. Además, tienen que tener una tarjeta de captura de vídeo y audio USB 2.0 UCEC específica para la transferencia de VHS.

Usarás el convertidor conectado por un lado al ordenador y por el otro al VCR o a la cámara desde el que reproducirás el contenido. Luego, instalarás el programa que te mostrará el proceso de transferencia y la forma de importar el vídeo.

Seguramente tengas que descargar controladores. Asegúrate de que el equipo posee acceso a internet.

Comprueba que la cinta esté limpia y que no hay partículas para que la transferencia se haga con buena calidad.

Pon la cinta de VHS en play y captura la imagen y el sonido en tu computadora. Cuando acabe el material reproducido, ya tendrás el contenido en tu PC, o en tu Mac, si usas ese equipo.

De vhs a Pendrive

La digitalización del contenido se ha hecho en tiempo real. Ahora bien, una vez ha acabado el proceso y ya cuentas con el contenido en tu ordenador, lo puedes enviar a cualquier otro equipo, por ejemplo, un pendrive.

Como hemos dicho, puedes pasar de VHS a DVD o Blu-Ray con un software que te permita ‘quemar’ los contenidos en el disco. No obstante, dependiendo del programa de conversión que estés utilizando para la digitalización, es probable que esta función la tengas disponible previamente. Si no, es tan fácil como abrir el archivo en Windows Movie Maker o software similar tipo iMovie o VLC y hacer la conversión desde el mismo.

Pasar VHS a digital es una labor relativamente sencilla una vez cuentas con las herramientas adecuadas. Ahora bien, lleva su tiempo y, dado que el formato VHS es antiguo, no siempre es sencillo encontrar los controladores necesarios para el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *